2019, Un Mal Año
Análisis 04/10/2019 07:48 am         


Por Vicente Brito: El año 2019 es considerado el peor para los Venezolanos desde que el petróleo se convirtió en la principal fuentes de ingresos para el país



Vicente Brito

Cuando analizamos los distintos años transcurridos desde que el petróleo se convirtió en la principal fuente de ingresos para el país desde hace 100 años, nos encontramos que el 2019 es el que presenta mayores desajustes sociales, con un gran impacto negativo en la población.

Las consecuencias las observamos desde la compleja situación de las finanzas públicas, donde a pesar de los grandes recursos petrolero recibidos en los últimos 10 años, nos encontramos sin reservas adecuadas tales como estaban previstas en los distintos fondos de ahorros creados para guardar parte del ingreso petrolero, las cuales hoy no existen a pesar de haberse colocado en esos fondos de ahorros un estimado de más de 150.000 millones de dólares, lo mismo observamos en la inmensa deuda pública, la más alta de nuestra historia adquirida a la par de los grandes ingresos petroleros obtenidos, la cual se estima cercana a los 200.000 millones de dólares, al incluir algunos de los reclamos fallados en nuestra contra causados por las expropiaciones a empresas transnacionales, hoy el creciente déficit publico lo financia el Banco Central con dinero inorgánico, creando la mayor hiperinflación del mundo.

Lo cual desmejora permanentemente la capacidad de compra y consumo de las familias, al los ingresos totales familiares mensuales se ven reducidos día a día como causa directa de la situación hiperinflacionaria que nos arropa, cualquier mejora en estos son diluidos por el aumento del costo de vida, así lo observamos en los incrementos constantes del valor de la cesta básica la cual solo es accesible a un 6% de las familias o el de la canasta alimentaría que puede ser adquirida por el 18% del total de los Venezolanos. Su impacto en los niveles de pobreza es evidente al observarse un crecimiento permanente de la crítica y extrema, habiéndose duplicado esta última en los últimos 30 meses.

Este año 2019 bate récord en todos los índices sociales negativos, así lo indican los números publicados por distintas organizaciones nacionales e internacionales, que emiten llamados de alerta ante la difícil situación que viven las familias Venezolanas, los niveles de consumo de los alimentos esenciales están en sus mínimos históricos, su caída está reflejada en las publicaciones de las empresas productoras y procesadoras de leche, queso, huevos, carne, pollos y otros. Lo cual unido a la baja capacidad de la producción nacional nos refleja la crítica situación que vivimos.

Se observa con preocupación como todo el complejo empresarial público presenta desmejoras en los montos producidos y su infraestructura, ya que su capacidad instalada unida a la inmensa masa de recursos invertidos en lograr aumentos de producción, no han dado los resultados anunciados. Hoy muy poco producen agravando aun más la escasez de productos que están en capacidad de suministrar a los precios establecidos lo cual sería un gran aporte para mejorar el consumo de las familias. Los resultados son contrarios en cantidad y sus precios de venta son por encima de los regulados, esto unido a las pérdidas de este complejo empresarial publico las cuales son elevadísimas y crecientes se estima que en lo que va de año ya pasa el billón de bolívares soberanos, siendo estos montos superiores al asignado a la educación nacional. Todo lo cual crea mayores complicaciones a los venezolanos al no poder contar con el suministro de los productos que ellas producen sobre todo en los alimentos donde la capacidad productiva de las empresas publicas puede cubrir en promedio un 70% aproximado del consumo nacional.

La complejidad social es el resultado del mal manejo de los inmensos recursos petroleros al no contar el país con reservas adecuadas en oro o moneda extranjera que hubieran impedido que el Banco Central se hubiera convertido en el financista del déficit público, así como a la poca producción obtenida de las empresas publicas que hoy contribuyen a crear más inflación al sostenerse sus elevadas pérdidas con dinero inorgánico, unido a la aplicación del plan socialismo siglo XXI para desplazar al sector privado de los medios de producción mediante la toma de buena parte de ellos, son las razones de los elevados niveles de pobreza, hiperinflación, escasez y tan baja calidad de vida que afecta a las familias Venezolanas. Contribuyendo esta situación con el éxodo permanente de venezolanos, muchos de los cuales son nuestros mejores preparados profesional y técnicamente.

Lo cual nos indica el por qué hemos considerado el año 2019 como el peor para los Venezolanos desde que el petróleo se convirtió en la principal fuentes de ingresos para el país, así lo demuestran los indicadores sociales y las duras limitaciones y realidades que padecemos.







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2019 EnElTapete.com Derechos Reservados