El crimen más atroz del cine, va al cine
Bulevar 12/08/2019 05:00 am         


Hace 50 años la muerte se encarnizó con Sharon Tate



No se recuerda un asesinato cometido de manera tan artera y que estremeciera tanto al mundo del cine (y al mundo) como el de Sharon Tate, ocurrido el 9 de agosto de 1969; trauma de digestión inviable, 50 años después, y justo cuando matar se vuelve un tic que incomoda no más que un estornudo entre los devotos de las armas,la historia vuelve a erizar la piel de la sociedad estadounidense. Reinventada como pieza de una saga de ficción,tan ruda y descabellada como hipnótica, al decir de la crítica, Quentin Tarantino desengaveta el episodio y, sin titubeos, hurga en la honda herida con Érase una vez en Hollywood. La apuesta general es que la película está lejos de ser un sorbo manzanilla.

El realizador Roman Polansky, entonces el esposo de la joven actriz que suma 26, y 8 y medio meses de embarazo, está a pocas horas devolver de viaje; los que sí llegan esa noche son unos amigos de la pareja, y más tarde y lamentablemente, Charles Manson el destripador, acompañado de un puñado de jovencitas fanáticas de la secta La Familia. Aperados con sogas, cuchillos y alicates, irrumpen en la mansión ubicada en la 10050 de Cielo Drive, en el opulento barrio angelino de Bel Air, como si se dirigieran a un matadero. En eso convirtieron la residencia. Luego de la carnicería escribirían con sangre la palabra Pigen las paredes.

A la actriz le asestaron 16 puñaladas y se da por cierto que Charles Manson, un músico con pinta de Jesucristo,le soltó a bocajarro: soy el diablo; esa verdad la confesaría él mismo. 

Fue una matanza de la que no sobrevivió nadie, y cuyo móvil incierto, en realidad imposible de imaginar, a no ser la perversión y la sin razón, resulta todavía un aterrador enigma. Racista que temía el empoderamiento de la gente de epidermis con más pigmentación, Charles Manson, enfurecido porque su música rechazada por el productor Terry Melcher, en la sombra del rock californiano, habría sido plagiada, quiere vengarse. La reacción no tiene proporción ni medida. Melcher acababa de alquilar su casa a los Polansky Tate. Contra ellos la emprendieron.

Lo peor —sí, peor— es que al día siguiente, no muy lejos, serán encontrados los cadáveres acuchillados del matrimonio Leno y Rosemary La Bianca. En el cuerpo de la mujer se cuentan cuarenta y una heridas de arma blanca. En ese momento, y pese a la similitud de las barbaries, no se conectaron un suceso del otro. Reportes de la época, sin embargo,registran que en las horas que siguieron a esta hemorragia de sangre se vendieron unas 200 pistolas en solo una tienda de Beverly Hills. Y que quien quisiera cambiarle las cerraduras a su casa tenía que aguardar durante semanas a que los cerrajeros dispusieran de tiempo.

Seis meses después, por fin, un cabo suelto —un robo— ubica en el camino correcto a la policía que apresa a todos los miembros de la siniestra secta. Fueron condenados a pena de muerte (a los que la muerte no produciría alguna pena) pero el castigo terció a cadena perpetua. Charles Manson, 1.57 de estatura, tres hijos, y todas las locuras, murió en 2017 por causas naturales a los 83 años hundido bajo el rimero de cartas que recibió sin cesar de los muchos que sintieron compasión por él y los no menos que se sintieron fascinados por su desparpajo.

Si el músico Trent Reznor, de la banda Nine Inch Nails, compró la casa de Polanski y la convirtió en un estudio de grabación, Axl Rose, líder de Guns N’ Roses, popularizó en los 90 el uso de polos con la cara del asesino.Tema insoslayable, eso sí, la historia de los crímenes de Cielo Drive han inspirado a otros artistas como la escritora Emma Cline, cuyo aplaudido debut en el panorama de las letras, Las Chicas, es un trabajo complejo de la adolescencia, protagonizado por un grupo de hippies captadas por un líder manipulador. Y está, pues, por estrenarse Erase una vez en Hollywood, la novena película de Tarantino, ubicada en ese trágico momento y en la que, al parecer, Sharon Tate (interpretada por Margot Robbie) y Manson (Damon Herriman) tienen un rol menor dentro del circo total.

Lo cierto es que Tarantino pone lo intragable a tiro.






VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2019 EnElTapete.com Derechos Reservados