Pax Venezolana
Análisis 06/04/2021 04:00 pm         


Es muy difícil imaginar que algo, fronteras adentro, pueda ocurrir sin que el gobierno lo permita. El tiempo de las sorpresas, parece haber quedado en stand by



Por Benjamín Tripier


Ya asentados los movimientos fuertes, se puede anticipar que durante un tiempo no tendremos sorpresas ni sobresaltos y que el statu quo se impondrá, dejando el cuadro político prácticamente sin cambios; con las sanciones de Estados Unidos progresando y el resto del mundo acompañando la coreografía de una obra que siempre termina igual: Nicolás Maduro en el poder y Juan Guaidó en la oposición. No hay conflictividad de calle, y la gente sobrelleva los problemas económicos, sanitarios y sociales sin protestar. No significa que están bien -porque no lo están-, sino que no están protestando.

Como parte de esa Pax romana que vivimos, se encuentra la figura de Guaidó, quien, si no existiera, el gobierno hubiera tenido que inventarlo. Es el foco necesario para mantener el control fronteras adentro, y de hecho es el único actor opositor relevante, no solo reconocido aquí en nuestro país, sino principalmente en el exterior. Y allá abajo, a dos o tres niveles, imperceptibles interna e internacionalmente, se encuentran Leopoldo López primero, y Henrique Capriles varios anillos después. Lo anterior tiene el propósito de aclarar por qué es que desde que apareció en escena a finales del 2018, siempre fueron amenazas en su contra, y nunca una concreción. No quiere decir que en algún momento no lo vayan a apresar; pero ya sea que lo hagan o que no, que sea ahora o dentro de unos meses/años, lo cierto es que la figura que mejor representa la relación de fuerzas es percibirlo como un David (frente a Goliath) pero sin piedra y sin honda. Siempre es bueno contar con un factor de polarización a quién achacarle todas las culpas, sin que este tenga ninguna posibilidad de contradicción.

Lo de “Un país, dos sistemas” refleja adecuadamente una realidad en la cual, y por diferentes medios, se logra mantener la tranquilidad tanto en el país de arriba (con dólares y bodegones), como en el de abajo, con las viejas leyes del poder popular y las actuales organizaciones comunales, en proceso de institucionalización. Lo cierto es que el gobierno ha logrado compensar los desequilibrios, e internalizar y procesar las sanciones, hasta el punto en que terminaron en volverse casi irrelevantes; porque por otra parte, al igual que la figura de Guaidó, si no existieran, tendrían que inventarlas. Las sanciones son la épica necesaria de cualquier revolución anti imperialista que se respete.

La Pax Venezolana, entonces, es la continuidad de un proceso que se inició en julio de 2017, y que poco a poco, y como un hilo comunicante, fue consolidándose; hasta el punto en que cualquier perturbación, es anticipada y administrada por el gobierno, y seguramente, hasta también provocada por ellos. Es muy difícil imaginar que algo, fronteras adentro, pueda ocurrir sin que el gobierno lo permita. El tiempo de las sorpresas, parece haber quedado en stand by.


POLÍTICO

Lo novedoso en la escena política es la aparición de la plataforma opositora NELA, promovida por los EEUU, de la cual aún no se sabe mucho pero que tiene en su nombre el concepto de “elecciones libres”, estableciendo un norte. No hay que olvidar que la oposición viene desde el mantra “cese de la usurpación, transición y elecciones libres”, que en su momento calificábamos de camisa de fuerza pues no solo establecía el “qué”, sino que, al colocar una secuencia de pasos, incorporaba también el “cómo”. Con este nuevo enfoque, que tiene mejor perfil comunicacional, solo se establece el objetivo –el qué- dejando libertad a la secuencia de pasos para alcanzarlo, que seguramente son más de dos.

El otro tema, derivado de NELA, es el foco que se está intentando poner en la designación del nuevo CNE, ignorando (o pretendiendo ignorar) que el chavismo ya tiene su propio ecosistema dentro del cual escogerá a sus candidatos. Desde 2017 en adelante, con la creación de la ANC el chavismo decidió que su ecosistema de reglas estaba acotado y que todo ocurriría dentro de sus bordes. Es inimaginable que algún elemento de fuera de ese ecosistema, pueda siquiera ser considerado en las propuestas. Porque nuestro sistema se volvió binario, con solo dos opciones: o bien perteneces al ecosistema chavista, o, por default, perteneces al resto agrupado en un conjunto diverso de lo que se conoce ecosistema opositor; dentro del cual, lo único que tienen todos en común es el deseo expreso de que Maduro abandone el poder; en el resto de los temas, habrá más o menos unidad o cohesión, pero en eso hay absoluta unanimidad.

Otro elemento novedoso es la libertad para participar o no en las elecciones regionales, considerando que no tiene mucho sentido abstenerse en forma institucional, en la consciencia de que la gente se abstendrá igual, por la falta de credibilidad que el pueblo tiene con respecto a su liderazgo. Se trata de una abstención que no es política sino que es un fenómeno sociológico de alcance masivo, pues incluye a chavistas y a no chavistas.


SOCIAL

El tema que sigue siendo la prioridad del pueblo en general, es el del costo de vida, y la posibilidad creciente de que cada vez menos gente está pudiendo tener acceso a una alimentación razonable de salud y supervivencia. Todos los días hay alguien de ese 15% de la población con cierta estabilidad económica, que deja de tenerla; generando la tendencia a que el mercado se va achicando, y los que están fuera de mercado, se van agrandando. Haciendo cada vez más limitado el desarrollo de negocios que tengan una cierta rentabilidad, simplemente basados en la escala de operación y en las restricciones estructurales.

Si el mercado interno natural se va achicando, quedan dos válvulas de descompresión: o bien mutan los negocios para atender esa creciente base de pobres, o bien los canalizan a la exportación. Por lo que el empleo continuará reduciéndose, induciendo a los que tienen una mínima calificación de trabajo, a emigrar buscando mejores condiciones.

El segundo tema, por detrás del económico, es el de la pandemia del Covid-19, que la gente respeta menos de lo que se debería. Estamos desde hace un par de semanas, viviendo la segunda ola de contagios con crecimiento más que proporcional de las internaciones, las UCI y los fallecimientos. A nivel del mundo se decía que para tener una idea más realista de los verdaderos números, había que multiplicar por 20 las cifras proporcionadas por los gobiernos. Sea ese el multiplicador o no, ya, en esta segunda ola, uno nota que los casos son muy superiores a los revelados. La extensión para la semana del 5 de abril de la cuarentena radical –que ya alcanzaría las tres semanas seguidas- va a afectar profundamente las posibilidades de los que necesitan diariamente salir a trabajar para procurarse el sustento.


ECONÓMICO

La novedad creciente y evolutiva, tiene que ver con la puesta sobre la mesa del mercado de valores como un nuevo ámbito, no solo para proveer financiamiento a las empresas, sino para ser la plataforma de las finanzas corporativas y facilitar el acceso del capital a la propiedad y gerencia de las empresas. Puede ser hasta un complemento a las intenciones detrás de la Ley antibloqueo, para que el sector privado pueda acceder a esa propiedad. También hay que considerar que entre la Bolsa Bolivariana, y la Bolsa Descentralizada, han facilitado el acceso de inversores no institucionales a través del mecanismo de block chain, y de las pymes a buscar financiamientos de corto plazo (capital de trabajo), espacio que en el pasado estaba confinado solo a la banca. Y una vez que quede más claro el manejo de los dólares en nuestro sistema financiero, es posible que se convierta en natural la bancarización de la masa de dólares en efectivo que está circulando, y desde allí, extenderse al mercado de capitales.


INTERNACIONAL

Lo resaltante de la semana que pasó, está relacionado con la frontera sur con Colombia donde hay un conflicto escalando que pudiera llegar a ser un enfrentamiento entre dos fuerzas militares organizadas con bandera: un conflicto armado focalizado entre Colombia y Venezuela. Detrás de Venezuela se encuentra el respaldo de los rusos, cuyo vice canciller estuvo por aquí mientras todo se expandía allá en el sur. Y por el lado de Colombia, bueno, ellos, como sabemos tienen a los americanos con apoyo directo en el campo. La diferencia de los dos respaldos es que el nuestro está a miles de kilómetros de distancia, mientras que el de ellos está, una parte ya en territorio colombiano, y cualquier apoyo adicional, a muy poco tiempo de distancia.

Como especulábamos ya desde hace un par de años, el peligro de la tenaza militar alrededor de Venezuela está en la posible pérdida de territorio a manos extranjeras. Porque uno se imagina que la única forma en que los dos ejércitos se enfrenten, es con los colombianos cruzando la frontera; porque las instrucciones de Maduro a la FANB fue que no provocaran y que no cruzaran… a diferencia de las instrucciones de Iván Duque, de que si era necesario, pues que entraran a Venezuela.

Si bien todo ese teatro de operaciones está muy lejos de Caracas y casi pareciera una historia que les pasa a otros; un evento de esta naturaleza rompería la Pax a la que me refería más arriba, y el uso de oportunidad de los recursos competiría con los dedicados a esa “guerra”.

La sorpresiva visita de la secretaria de exteriores de España, podría enmarcarse en algo que ha sido tradicional en el gobierno español, que cuando ve en riesgo sus inversiones de negocios en Venezuela, inmediatamente toman cartas en el asunto, mostrando la simbiosis que existe entre el sector económico fuerte español, con el gobierno de turno, sin importar la tendencia que en ese momento tenga.

Por otra parte, la salida de Iglesias del gobierno, más la toma de posición oficial en contra de la revolución, son otras señales de que la intención que tienen es tomar distancia del chavismo, pero protegiendo sus inversiones. Se supo que ya había un inventario de las inversiones españolas aquí, así como un plan para intervenirlas; y que la visita de la secretaria tenía el propósito de desactivarlo.

El otro tema que debería ser considerado como un alerta temprana, es la relación con Argentina, que todo indica que pronto abandonará el proceso basculante de “apoyo-critico-apoyo y vuelvo a criticar”, para ya definitivamente alinearse con la revolución bolivariana. Mantenemos una fría distancia entre las cancillerías, una cálida relación política entre las dos casas de gobierno (¿embajada paralela?), y una incipiente relación comercial entre privados. Bueno, de continuar esta tendencia en el gobierno argentino de la colonización de la cancillería por fuerzas del kirchnerismo (La Cámpora y el Instituto Patria), en un tiempo, ya se vería la unificación y la restauración del eje Caracas-Buenos Aires, que tanto dio que hablar en su momento.


RECOMENDACIÓN

- Al gobierno:
Que en vez de confinar en cuarentena radical, libere la posibilidad de que la gente salga, y al énfasis lo ponga en hacer que la gente se cuide… evitando reuniones, castigando el no uso de barbijo, regalando dosis de gel antibacterial, y con campañas masivas de educación. Siempre ese camino será mejor, porque por el otro, el que necesite hacerlo terminará saliendo “en negro” haciendo más peligrosa la situación.

- A la dirigencia de la oposición:
Que haga esfuerzos para asegurar el financiamiento de grandes lotes de vacunas, echando mano a las capacidades que las sanciones les otorgan, de manejar ciertos fondos. Y que luego de pagarlas, le permita al gobierno de Maduro que las busque, las importe y las distribuya.

- A los dirigentes empresarios:
Que aprovechen la oportunidad que se les está presentando de ser el eje de la transición económica que desde hace un par de años estamos viviendo, y se organicen maximizando el uso de los recursos de que disponen, que no es otra que la capacidad instalada disponible y la ventana que las sanciones le abren a la empresa privada.







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2021 EnElTapete.com Derechos Reservados