¿Por qué Elon Musk compra Twitter?
Análisis 09/05/2022 08:00 am         


El multimillonario creció en enclaves elitistas, casi todos blancos, plagados de propaganda gubernamental antinegra y al abrigo de las atrocidades del apartheid.



Por John Eligon y Lynsey Chutel


La inminente adquisición de Twitter por parte de Elon Musk ha hecho que mucha gente investigue sus declaraciones públicas y su pasado en busca de pistas sobre cómo dará forma a una de las plataformas públicas más influyentes del mundo. Pero Musk, más conocido por ser propietario de las empresas Tesla y SpaceX, no ha hablado mucho en público de una parte importante de su pasado: haber crecido como una persona blanca en el sistema racista del apartheid en Sudáfrica, una experiencia que puede haberle marcado. “Es revelador: los niños blancos estaban aislados de la dura realidad”, dice Terence Beney, que es blanco y se graduó con Musk en el colegio Pretoria Boys High School en 1988. Las entrevistas con familiares y antiguos compañeros de clase revelan una educación en comunidades blancas de élite y segregadas, plagadas de propaganda gubernamental contra las personas negras, y ajenas a las atrocidades que los líderes políticos blancos infligían a la mayoría negra.

Musk, de 50 años, creció entre Johannesburgo, un centro económico, Pretoria, la capital, y la ciudad costera de Durban. Sus comunidades suburbanas estaban en gran medida envueltas en la desinformación. Los periódicos a veces llegaban a las puertas con secciones enteras tachadas, y los noticieros nocturnos terminaban con el himno nacional y una imagen de la bandera nacional ondeando, mientras aparecían en la pantalla los nombres de los jóvenes blancos que habían muerto luchando por el gobierno. Las entrevistas con familiares y antiguos compañeros de clase revelan una educación en comunidades blancas de élite y segregadas, plagadas de propaganda gubernamental contra las personas negras, y ajenas a las atrocidades que los líderes políticos blancos infligían a la mayoría negra. “Como adolescentes blancos sudafricanos, no teníamos ni idea. Realmente, ni idea”, dijo Melanie Cheary, una compañera de Musk durante los dos años que pasó en Bryanston High School, en los suburbios del norte de Johannesburgo, donde rara vez se veía a los negros si no era al servicio de familias blancas que vivían en casas palaciegas. Musk ha anunciado su compra de Twitter como una victoria de la libertad de expresión, tras criticar a la plataforma por eliminar publicaciones y vetar usuarios. No está claro qué papel pudo haber jugado su infancia —sucedida en un momento y lugar en el que apenas había un libre intercambio de ideas y donde la información errónea del gobierno era usada para demonizar a los sudafricanos negros— en esa decisión.

The New York Times







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2022 EnElTapete.com Derechos Reservados