El dólar gana la batalla
Análisis 03/11/2019 05:00 am         


El dólar derrota claramente a la moneda bautizada simbólicamente con el nombre de Simón Bolívar



En los últimos días la arremetida del dólar (el paralelo y el oficial) cobra fuerza hacia el alza. Si algún elemento sirve para valorar la crisis económica venezolana, es el curso ascendente de la moneda norteamericana. Si bien Venezuela es un país atado a la divisa, en razón del ingreso petrolero que ha alimentado el gasto fiscal por varias décadas, las políticas de la “Revolución Bolivariana” habrían de repotenciar curiosamente su peso en el desenvolvimiento económico del país. El control cambiario de 2003 fue el primer paso, seguido por las modificaciones monetarias siguientes producto de la intervención de bancos y casas de cambio en 2009 la existencia de una porción significativa de ahorros nacionales en dólares, el incremento en los niveles de importación entre otros factores estimularon la aparición del llamado “Dólar Today” que el propio Hugo Chávez consideró como la punta de lanza de la guerra de Estados Unidos contra la economía nacional. Mientras se acentuaban los controles, era factible que en igual proporción se incrementara la fuga de divisa y que la moneda americana se convirtiera (lo que ya de alguna manera era un recurso tradicional) en un atractivo recurso de ahorro para los venezolanos de clase media.

Los altibajos de la economía con un mayor énfasis en los controles y la crisis financiera que afectó a bancos y casas de cambio durante esos años e impulsaron la adquisición de dólares mientras ya se daban los síntomas de una caída del ingreso fiscal como consecuencia de la baja de los precios petroleros y el comienzo de complicaciones económicas domésticas que hicieron su aparición a partir de 2012, con el acaparamiento, la escases, la intervención y la confiscación de entidades comerciales, contribuyeron a expandir la tendencia a la compra de la divisa en previsión de dificultades internas que habrían de cobrar fuerza en los años siguientes. Sin contar el crecimiento de la diáspora nacional que estimuló el fenómeno de las remesas.

LA DOLARIZACIÓN
La situación pasó de ser propia del manejo de grandes empresas y negocios, a convertirse en un recurso de uso generalizado de tal manera que la economía nacional, de hecho, se considera dolarizada. No es casual entonces que en la campaña de las elecciones presidenciales de 2018 el candidato Henri Falcón sobre la base de un planteamiento de su asesor económico, Francisco Rodríguez, diera forma a la propuesta de la dolarización como el eje de su programa de gobierno. De esta manera la dolarización se convirtió en un tema de tratamiento cotidiano para los ciudadanos, mientras tanto la situación económica entró en el plano inclinado de la crisis con la reducción del ingreso fiscal y numerosas complicaciones últimamente agravadas por las sanciones que en el ámbito financiero y en el negocio energético ha impuesto el gobierno de Estados Unidos.

ECONOMÍA DE FACTO
En los últimos días como respuesta el gobierno de Maduro sin disponer de los márgenes de maniobra generado por la caída del ingreso fiscal y también de los márgenes de exportación del sector privado, se ha visto en la necesidad de acordar un conjunto de medidas que si bien no han sido explícitamente aprobadas como tal, reproducen los tradicionales planes de ajustes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y que ahora establecen la libre convertibilidad de la moneda y su cambio por los entes financieros, la liberación de las condiciones para las importaciones, todo lo cual ha conducido de hecho al proceso de dolarización nacional. En los últimos días de octubre el dólar experimentó un alza considerable lo cual fue atribuido a la colocación de bolívares en el mercado por el gobierno para satisfacer necesidades de sus compromisos de gastos, lo cual estimula la compra de divisas a lo que, según opinión de los economistas, se suma la falta de confianza en la economía mientras no se implementen medidas capaces de enfrentar con éxito la actual crisis económica. La proximidad de la fecha navideña y el pago de utilidades y aguinaldos se estima que habrá de acelerar también la compra de la moneda, así como el hecho de que buena parte del comercio mayorista o minorista se tranza ya con divisas, lo cual configura una situación muy especial en el sentido de que el venezolano común renuncia cada vez más a la tradición del bolívar (lo que antes era privilegio de fuertes inversionistas y grupos económicos poderosos vinculados a Estados Unidos).

Mientras tanto el gobierno parece colocado a la defensiva por cuanto no dispone de soluciones ni medidas a corto plazo que puedan cambiar el curso de una guerra en la cual el dólar derrota claramente a la moneda bautizada simbólicamente con el nombre de Simón Bolívar.







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2019 EnElTapete.com Derechos Reservados