Un cuatro y un piano, el mejor álbum instrumental
Bulevar 19/05/2020 07:00 am         


Jorge Glem y César Orozco ganan en Nueva York



El cuatro dejó de ser un instrumento de la liga establecida del cuatro, arpa y maracas —a veces hampa, cuatro y Caracas—, destinado a interpretar per se piezas específicas del folclor, para convertirse, desde el jazzo el barroco,en protagonista de la sala,bajo la luz cenital, y en manos de Jorge Glem, por ejemplo. Eso hay que verlo. El cuatro asido con naturalidad por el también mandolinista, cual prolongación de su cuerpo o su alma, parece un territorio conquistado a la vez que amado. Una creatura —ambos cumaneses del mismo mar—que entre sus dedos vive.Le extrae lo que ambos sienten. Las cuerdas dicen quedito o con vigor, como el títere del ventrílocuo, aquello que espera el intérprete escuchar. El músico que a pulso —a mano— ha trazado una brillante trayectoria.Sí, es una relación de amor. Erótica.

Glem ganóla edición del año 2005 del concurso de la Siembra del Cuatro que organiza Cheo Hurtado y funda con Edward Ramírez y Héctor Molina,los dos finalistas del mismo concurso —digamos que ganaron los tres—, la agrupación explosiva C4Trío. Graban, ofrecen conciertos aquí y extra fronteras, se llenan de gloria, son candidatos dos veces al Grammy —que ganan en la categoría de mejor ingeniería de sonido, que viva Darío Peñaloza—, hasta que, sin que sea despedida o ruptura, emprende Glem viaje a Nueva York.Los proyectos individuales de cada uno de los integrantes de C4 Trío son parte del ejercicio vital de recargar las pilas del grupo. “Nos beneficiamos todos”, ha dicho Edward Ramírez, el único caraqueño del grupo, que ahora mismo le pone la piel de gallina a los colombianos. 

En Nueva York Glem ha encontrado un “estupendo ambiente” —coronavirus aparte—; en aquella intensidad se ha relacionado con otros pares venezolanos y de la región, “músicos fantásticos en cada esquina”, entre ellos, el pianista, y también violinista, compositor, profesor y arreglista César Orozco, artista de origen cubano a quien se le vio mucho por estos lares: participó en Festival de Música Latinoamericana que organizan Diana Arismendi y Alfredo Rugeles en Caracas. Han hecho más que buenas migas. Los dos han conformado un dúo que se ha presentado en sitios estratégicos de la llamada capital del planeta hasta que ahora con el trabajo que han hecho —Stringwisese llama el álbum—, decidieron participaron en un festival ¡y lo ganaron!

Glem jura que la dupla ha sido nutritiva porque se complementan de manera inédita y persuasiva el cuatro y el piano, quién lo diría, y como ambos son compositores y arreglistas crean y producen, no solo interpretan lo que se les venga en gana sino que crean. Innovan, también. De ese proceso oxigenante que libera y entusiasma que es inventar nacerían las diez piezas del disco que acaba ser reconocido como el mejor álbum instrumental en la edición décimo octava de los Independent Music Awards. Son dos con linaje. Orozco, graduado en la Escuela Nacional de Arte de la Habana fue nominado al Latin Grammy por el mejor arreglo con su pieza Improvisto que interpreta Tony Succar con la orquesta de jazz Raíces de Pablo Gil. Orozco —que sea cubano garantiza como en Glem, que sea venezolano, la musicalidad— es un ejecutante reconocido en escenarios de medio mundo.

El festival rastrea y premia a músicos emergentes y este 3 de junio, cuando iba a tener lugar la ceremonia en la que serían presentados los ganadores en las ¡104 categorías!de música, video y diseño participantes,por la pandemia, el evento trocó de fiesta en 3D a jaleo en las redes. La organización del evento anuncia que declaran abierta la vitrina donde estarán expuestos de manera permanente con su trabajo, ofreciendo recitales o videos, todos los ganadores, puros artistas auto editados e indie, cosa que el público haga clic, los reconozca, escuche y vea. Interesados en dar con nuevos talentos y ofrecerles plataformas de proyección a grandes a los que falta cámara, esta opción de promoción virtual calza con la esencia del concurso. Sus organizadores dicen que la difusión por las redes del trabajo de cada triunfador otorga valor a los proyectos de músicos, productores, sellos, videógrafos y artistas virtuales independientes que “siguen a su musa en lugar de las métricas e inspiran a todos a trabajar por el arte”.

Más datos de Stringwise: es un álbum en las que se mezclan, como ellos mismos lo definen, “la riqueza rítmica y la energía de géneros latinoamericanos como el son cubano o el joropo y el merengue venezolanos con obras maestras del pop y el jazz”, fusión que promete, “extrayendo sin duda sonoridades inéditas y universales solo con dos instrumentos que se estrenan en eso de juntarse como dúo”. Lo tienen bien merecido. Ambos son han compartido en distintas circunstancias y por separado con pares de la talla, por ejemplo, Paquito De Rivera. Orozco ha tocado además con Luis Enrique y Gilberto Santa Rosa y Glem con Carlos Vives, Rubén Blades, Ensamble Gurrufío y Gualberto Ibarreto. Suma 5 álbumes con C4 Trío, dos discos como solista y presentaciones en el Lincoln Center. Está en la cima, que allá tiene como parangón el Empire State. Allá están.

Los 104 premiados vienen de 72 países, de los seis continentes y fueron escogidos por un jurado suculento en el que estuvo, entre otros, Roberta Flack. Pero que nadie ni nada mate a nadie más, ni suavemente. Lo que tiene que venir es vida. Lo que viene es cuatro y piano.

FNL







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2020 EnElTapete.com Derechos Reservados