Babe Ruth: El Vidente
Bulevar 13/10/2020 08:00 am         


Durante la primavera de 1933, se hablaba del jonrón en la Serie Mundial del octubre anterior Yankees – Cachorros



A Babe Ruth le agradaba ser el espectáculo, el personaje más visto y admirado. En la primavera de 1930, el Babe se negaba a firmar, porque consideraba injusta la oferta de los Yankees. Finalmente, hizo estallar un escándalo cuando llego a un acuerdo para dos temporadas por 80 mil dólares cada una, eso era tanto dinero, que el segundo mejor pagado del equipo era Herb Pennock con 17 mil 500. En San Petersburg Florida, donde entrenaban los Yankees, el periodista Dan Daniel del New York Telegram le pregunto al Babe: “¿Crees correcto que ganes más dinero que el Presidente de los Estados Unidos Herbert Huber, quien cobra 75 mil dólares anuales?”. Y Ruth sin inmutarse, pero visiblemente orgulloso y chistoso le respondió: “Por supuesto que es correcto, porque el año pasado tuve mejor temporada que él”. Era entonces el rey mundial del figureo, actuó en el cine, canto, hizo de boxeador, jugador de futbol Americano y una vez dijo: “Estoy loco irme a México a torear”. En sus mejores años, cuando estaba en la cima de la gloria, si el bambino veía a un grupo de periodistas, hablaba y contaba sus anécdotas. Durante la primavera de 1933, hablaba del jonrón en la Serie Mundial del octubre anterior Yankees – Cachorros, del cual se dijo se había anunciado, al señalar hacia el sector central del Wrigley Field, por donde la saco segundos después. Sin embargo, cierto periodista de una emisora de Chicago llamado Hall Tottem logro grabar su propia versión. “Por favor, no señale nada, solo un tonto hubiese hecho algo así, resulta que había mucha tensión en los dos bancos durante la serie, cuando le tire y no le pegue al primer lanzamiento, los Cachorros me insultaron a gritos, por eso les enseñe el índice mientras les decía, que solamente necesitaba uno para botarla, después me cantaron el segundo strike y volvieron a gritarme cosas, por lo que volví a enseñarles el dedo, gritándoles que aún me quedaba uno, pero no estaba señalando a ningún lado”. Sin embargo, la leyenda se hizo popular con más fuerza que la verdad, publicaron dibujos y se llenó mucho espacio en diarios y emisoras de radio, asegurando que el hombre si había señalado por donde conectaría el jonrón.

El nuevo día.







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2020 EnElTapete.com Derechos Reservados