Un lugar bajo el Sol
Bulevar 28/03/2021 08:00 am         


La cinta es un vistazo al lado oscuro de Estados Unidos en 1951; es la película más importante del director de cine George Stevens y la que define mejor su carrera.



Por Francisco A. Casanova S.


GEORGE STEVENS (1904–1975)

A Place in the Sun (1951), es una extraordinaria película que combina el género de romance y cine negro “noir” y establece una notable colaboración entre dos figuras que marcaron y nutrieron una época de la historia del cine, George Stevens y Montgomery Clift que lamentablemente han caído en el olvido. La película, dirigida por George Stevens, interpretada por Montgomery Clift, Elizabeth Taylor, Shelley Winters, Raymond Burr y Anne Revere, con guion de Harry Brown (Sands of Iwo Jima,1949) y Michael Wilson (Lawrence De Arabia, 1962), está basada en la novela “Una Tragedia Americana”, que es considerada por muchos como la obra más grande del escritor estadounidense Theodore Dreiser (1871-1945). Dreiser fue uno de los principales exponentes del naturalismo americano. Basó su novela en el juicio por asesinato en la vida real de Chester E. Gillette. El 11 de julio de 1906, Gillette fue declarado culpable de ahogar a su novia, una trabajadora de fábrica llamada Grace Brown. Estaban en un lago en los Adirondacks N.Y., cuando ocurrió el ahogamiento, y Brown estaba embarazada. El juicio fue sensacional y con gran cobertura de prensa. Dreiser fue testigo personalmente de la mayor parte del juicio, en el que el fiscal argumentó que Gillette mató a la mujer con el fin de poder casarse con una mujer de fortuna. Gillette fue declarado culpable y fue a la silla eléctrica el 20 de marzo de 1908. “Un lugar bajo el sol” es una modernización sensible de la novela de Theodore Dreiser y George Stevens la usa como trampolín para mostrar como la ambición desmedida acaba con la vida de un ser humano, y esta ambición que forma parte de el "sueño americano", y cuyas debilidades fueron expuestas gradualmente en el cine a lo largo de los años 50 y especialmente en los años 60, y uno de los primeros en hacerlo fue el gran cineasta George Stevens.

A Place In The Sun, es un vistazo al lado oscuro de EE. UU. en 1951, es la película más importante de Stevens y la que define mejor su carrera. Stevens narra magistralmente como el personaje principal, George Eastman, estupendamente interpretado por Montgomery Clift, trata de escalar a ser alguien que no es, trata de escapar de una mujer que no ama, como lograr el sueño americano establecido frente a él y no puede llegar a él, por lo que termina de pagar un precio muy alto por esforzarse por vivir por encima de su existencia en la vida, por soñar con ser más de lo que debería ser y por matar los sueños de otra persona. “Un lugar bajo el sol”, aunque doloroso a veces, todavía tiene un poderoso mensaje hoy en día. Dice algo, que por mucho que las películas cambien y evolucionen, ese sueño americano sigue siendo el mismo. Generaciones después, todavía podemos interpretar lo que impulsa a George a hacer lo que hace, porque es una película completamente actualizada en tiempo y configuración y en la cual Montgomery Clift, Shelley Winters y Elizabeth Taylor dan actuaciones maravillosamente conmovedoras. El argumento de la película trata de un joven modesto, de muy escasos recursos económicos y educativos, cuyo padre falleció y su madre es una fundamentalista religiosa. George deja a su madre y a Chicago, Illinois, y llega a California esperando encontrar un mejor trabajo en el negocio de su millonario tío Charles Eastman (Herbert Heyes). Su primo Earl Eastman (Keefe Brasselle) le advierte que la regla básica es que no debe mezclarse con ninguna compañera de trabajo. George conoce a una trabajadora en la línea de ensamblaje, Alice Tripp (Shelley Winters), rompe la regla y salen juntos. Mientras tanto, el marginado George es ascendido y conoce a la bellísima y millonaria Angela Vickers (Elizabeth Taylor) en una fiesta celebrada en casa de su tío. Angela le presenta a la alta sociedad local y se enamoran el uno del otro. La amiga y compañera de trabajo, Alice sale embarazada y quiere casarse con George. Durante una cena en la casa del lago de Angela con sus padres, familiares y amigos, Alice llama a George desde la estación de autobuses y le da treinta minutos para que se reúna con ella; de lo contrario, lo delatara. George lleva a Alice a un lago en un bote de remos y accidentalmente Alice cae al agua y muere. George es enjuiciado y condenado a la pena capital.

La película comienza con un simple acto de bondad: un hombre que conduce un camión viejo y transportando gallinas recoge a George en la autopista. El momento es revelador en muchos sentidos. George Eastman, el hitcher en cuestion, observa como pasan varios carros último modelo, antes que se detenga el camión. Es con frustración que George entra en el destartalado camión y hay pocos momentos a lo largo del resto de la película cuando no está lidiando con emociones igualmente conflictivas. El jefe de estas emociones es el anhelo. Ninguno de los personajes principales de la película está satisfecho con su suerte; todo el mundo está detrás de algo. Entre estos dos extremos está George, en lo que equivale a una doble vida, que esconde una parte de Alice, otra de Angela, y fractura su ser en el proceso. La auténtica victima en la película es Alice. Ella ha mentido, manipulado, emocionalmente angustiada sobre su embarazo, y no se ha salvado de ahogarse, todo a manos de George. Alice pide y espera mucho menos de la vida que nadie en la película. No es sólo su tratamiento y muerte prematura lo que hace de Alice una figura tan trágica, sino también el hecho de que finalmente se convierte en una simple idea posterior tanto a George como a la película en su conjunto. La parodia final de la película es que Alice cayo accidentalmente del bote, pero el juicio esta influenciado más por la tribuna visceral y el asesinato de personajes que por hechos reales. Sólo George sabe la verdad, sin embargo, es condenado por un fiscal (Raymond Burr) inclinado hacia la teatralidad que agrada al jurado. No es la verdad lo que importa; es la actuación que provoca la reacción emocional más fuerte en los hombres y mujeres encargados de decidir el destino del acusado. En cierto modo, no es el crimen por el que está siendo juzgado lo que condena a George, sino el oscuro camino que el tomo. A pesar de la turba de linchamiento que se forma contra George, la fuerza más condenatoria de la película es el amor, no el odio. Es la fuerza impulsora detrás de casi todos los acontecimientos significativos en la película. Stevens fusiona las sensibilidades del romance y las maquinaciones del cine negro tan perfectamente que su película se erige como un ejemplo de cada género y logra cada escena con viveza y economía y el diálogo es a menudo desechado en favor del símbolo visual.

George Stevens logró inducir las magistrales actuaciones de Montgomery Clift, que es completamente creíble como el joven; Elizabeth Taylor, que está notablemente bien elegida como la hija de fortuna y Shelley Winters, que se está moviendo particularmente en el papel de la novia no deseada. Stevens aporta una y otra vez pinceladas de dirección magistrales: cuando George y Alice van del cine a la habitación amueblada de ella, con sus rostros enamorados buscados por las lámparas de la calle y las luces de la entrada; cuando George sigue con impaciencia a Angela en su reluciente vida de Cadillacs y lanchas motoras; cuando la disolución del amor convierte a Alice en una mujer desagradable.

En la gala de entrega de 1952, A Place in the Sun ganó los Oscar en 6 categorías principales: Mejor director: George Stevens, Mejor guión: Michael Wilson, Harry Brown, Mejor montaje cinematográfico: William Hornbeck, Mejor fotografía, blanco y negro: William C. Mellor, Mejor diseño de vestuario, blanco y negro: Edith Head, Mejor música: Franz Waxman. Adicionalmente A Place in the Sun fue nominado a los Oscar en estas categorías: Mejor película, Mejor actriz en un papel principal: Shelley Winters, Mejor actor protagonista: Montgomery Clift.

La carrera del director George Stevens, tuvo dos etapas radicalmente opuestas. En un primer tramo durante los años 30 y 40 Stevens afianzo su posición en la industria cinematográfica con competentes películas de comedia y musicales con muy buena acogida como el estupendo musical Swing Time (1936) con Fred Astaire y Ginger Rogers a quienes dirigiría después por separado en la película de aventuras Gunga Din (1939) y la comedia de periodistas y peleas de pareja Woman of the Year (1942), primera de las 9 que protagonizarían juntos Katharine Hepburn y Spencer Tracy. Después de esta primera etapa, Stevens se enroló en el departamento de registro documental audiovisual del ejército de EE. UU. Durante más de 3 años Stevens filmo en la primera línea episodios como el desembarco en Normandia, el encuentro entre las tropas soviéticas y de EE. UU. en el rio Elba y sobre todo la entrada de los aliados en el campo de exterminio de Dachau.

Ningún profesional de Hollywood desempeñó un papel más importante en la II guerra que los directores más legendarios de Estados Unidos: John Ford, William Wyler, John Huston, Frank Capra y George Stevens. Ellos estuvieron en la escena de casi todos los momentos importantes de la guerra de Estados Unidos, y en todas las ramas del servicio: ejército, marina y fuerza aérea; Atlántico y Pacífico; desde Midway hasta el norte de África; desde Normandía hasta la caída de París y la liberación de los campos de exterminio nazis. Como ocurrió con tantos otros, la Segunda Guerra Mundial dividió las vidas de estos hombres en un antes y un después, hasta un punto que no se ha comprendido adecuadamente. En un sentido más amplio, aún menos comprendido, la guerra dividió la historia de Hollywood en un antes y un después. Esta experiencia del horror de la guerra, marco profundamente a Stevens transformando su carácter y su planteamiento cinematográfico. En su segunda etapa, Stevens con el deseo de lograr una plena autonomía creativa, fundo a fines de los 40, Liberty Films, con sus amigos Capra y Wyler, pero la aventura duro poco. A partir de los 50,s Stevens logra dirigir 3 películas en lo que se llamó la Trilogía Americana de Stevens con un cine de mayor profundidad que reflejara un retrato de la sociedad norteamericana que comienza con Un lugar bajo el sol (1951), luego Shane (1953) y la tercera, Giant (1956), última película de James Dean. Seguiría el ciclo con el conmovedor, El diario de Ana Frank, en el 59.

Un lugar bajo el sol (1951) tiene un reparto de primera. Elizabeth Taylor, que a los 12 años había triunfado en National Velvet (1944), actúa en esta película a los 19 años personificando el rol de Angela Vickers y logra una excelente actuación combinada con su inmensa belleza. Taylor continuaría evolucionando en una actriz de recursos profundos con actuaciones memorables como en Giant (1956) y A Cat On A Hot Tin Roof (1958), todo lo que condujo a una asombrosa actuación en Who's Afraid Of Virginia Woolf (1966), con su entonces esposo Richard Burton. Shelley Winters en el personaje de Alice Tripp, tímida y enloqueciendo por turnos, aprovecha al máximo su papel poco convencional y con la escena más audaz de la película, cuando al borde de las lágrimas y tratando de ser lo más discreta y prudente posible, sugiere un aborto a un médico. Winters no tuvo la potencia estelar de Taylor, pero tuvo una emocionante carrera cinematográfica. Obtuvo un gran éxito como víctima de Ronald Colman en A Double Life (1949). Interpreto grandes papeles en una amplia gama de películas incluyendo, The Night Of The Hunter (1955), The Big Knife (1955), Lolita (1962), Alfie (1966), The Poseidon Adventure (1962). Ella ganaría dos Oscar por su actuación, de nuevo con George Stevens, en El diario de Ana Frank(1959) y por Un parche de azul (1965). La madre de Montgomery Clift en A Place in the Sun fue interpretada por Anne Revere, quien tuvo una notable carrera interpretando el papel secundario de las madres en el cine. Ganó el Oscar a la mejor actriz de reparto como madre de Elizabeth Taylor en National Velvet (1944), y ganó nominaciones como madre de Jennifer Jones en The Song of Bernadette (1943) y como madre de Gregory Peck en Gentleman's Agreement (1947).

Fascinante y trágica fue la historia del gran y olvidado Montgomery Clift quien interpreta el personaje fundamental de la película como George Eastman. Su interpretación sensible y natural le da a la película un sólido núcleo de convicción. Es una interpretación plena, rica, contenida y, sobre todo, generalmente creíble y conmovedora como el escalador social que tiene a Elizabeth Taylor como el objeto de su ambición por ascender. Su carrera comenzó tan prometedora y su buen aspecto lo convirtió en una estrella de Broadway. A principios de los 50,s estaba al nivel de Marlon Brando, considerados los líderes de la próxima ola de nuevos actores. Actuó para los mejores directores de ese Hollywood (Hawks, Stevens, Zinnemann, Huston, Wyler, Hitchcock, Mankiewicz). En 1951, Clift obtuvo su segunda de cuatro nominaciones al Oscar por A Place In The Sun. Ese mismo año, Brando fue nominado para la que ha sido una de las actuaciones más importantes de la historia del cine, A Streetcar Named Desire. Ambos perdieron ante Humphrey Bogart, ganador del premio, más por su trayectoria, en La reina africana.

Entre sus actuaciones memorables junto a la de A Place In The Sun, están el western de Howard Hawks Red River, interpretando al hijo adoptivo de John Wayne. Siguió a Red River con una gran joya, The Heiress (1949) en donde interpretó a un playboy que se aprovecha de una ingenua Olivia de Havilland y en Wild River (1960) de Elia Kazan.

En 1956, a los 36 años y durante el rodaje de El árbol de la vida (1957), estrelló su Chevrolet contra un árbol tras salir de una fiesta en casa de Elizabeth Taylor; y fue ella quien le salvó de la asfixia sacándole dos dientes alojados en la garganta. Su rostro destrozado fue reconstruido y eso lo marco por los 10 años siguientes hasta su muerte, viviendo atormentado por la dependencia de las drogas y su implacable sentimiento de culpa por su homosexualidad. Falleció en 1966 a la edad de 45 años. La cara y los ojos sensibles de Clift revelaron su tormento interior, y su mejor actuación, tal vez, fue como el atormentado soldado en From Here to Eternity (1953).

Cuando James Dean emergió para su carrera icónica de tres películas fue considerado un cruce entre Clift y Brando. Se dijo que el propio Dean proclamaba su adoración a Clift y Brando. Extrañamente, décadas después, son los rostros de Brando y Dean los que todavía aparecen en carteles y camisetas. Una vez un rival de ellos, ahora Clift está casi olvidado.

Bosley Crowther, el legendario crítico de cine del New York Times, escribió el 29 de agosto de 1951: “A Place in the Sun es una obra distinguida, un homenaje, sobre todo, a su productor-director y un esfuerzo ahora colocado entre las filas de las mejores películas que han venido de Hollywood en muchos años".







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2021 EnElTapete.com Derechos Reservados