Bob Fosse: Danza, Cine Y Teatro
Bulevar 11/07/2021 08:00 am         


Bob Fosse representó una gran influencia por su determinación y creatividad. La creación artística y del entretenimiento fue su pasión y por la cual se esforzó con un gran sentido de la perfección



Por Francisco A. Casanova S.


Bob Fosse fue actor, bailarín, guionista, coreógrafo y director de teatro y de cine. A pesar de haber fallecido en 1987, a la edad de 60, la influencia de Bob Fosse en el género musical del cine y de Broadway ha sido determinante en la última parte del siglo XX y del siglo XXI. En una carrera de más de 30 años, Fosse diseño la coreografía de 16 musicales de Broadway y 7 películas de cine, y dirigió 5 largometrajes y realizó numerosos especiales de televisión.

Fosse nació en Chicago, Illinois, de padre noruego-estadounidense, Cyril K. Fosse, y madre irlandesa, Sara Alice (Stanton). Se asoció con Charles Grass, otro joven bailarín, y comenzó una colaboración bajo el nombre de The Riff Brothers, e hicieron giras por los teatros de la zona de Chicago. Fosse se trasladó a Nueva York con la ambición de ser el nuevo Fred Astaire. Su aparición con su primera esposa y compañera de baile Mary Ann Niles (1923-1987) en “Call Me Mister” le hizo llamar la atención de Dean Martin y Jerry Lewis. Fosse y Niles fueron intérpretes habituales del programa de música de radio y televisión “Your Hit Parade” durante la temporada 1950-51, y es en esta época que Martin y Lewis descubrieron su actuación en el Hotel “The Pierre” en NY y los programaron para aparecer en el programa “The Colgate Comedy Hour”. Sus primeras apariciones en la pantalla grande incluyeron “Give A Girl A Break”, “The Affairs of Dobie Gillis” y “Kiss Me Kate”, todas ellas estrenadas en 1953. Una breve secuencia que coreografió en esta última y que bailó con Carol Haney le hizo llamar la atención de los productores de Broadway.
En 1954 coreografió su primer musical para el cine, “The Pajama Game”, al que siguió “Damn Yankees”, dirigida por George Abbott y Stanley Donen en 1955. Mientras trabajaba en este último espectáculo, conoció a la estrella pelirroja en ascenso con la que se casaría en 1960, Gwen Verdon. Ella fue la bailarina, colaboradora y musa sobre la que realizó muchas de sus coreografías. Verdon ganó su primer premio Tony a la mejor actriz por Damn Yankees y antes había ganado el de mejor actriz de reparto por Can-Can. Fosse se alternaba entre el cine y Broadway, por lo cual aparece en la versión cinematográfica de Damn Yankees, que también coreografió, y en la que Verdon repite su triunfo en el escenario como "Lola" y danzan en el legendario número de mambo, "Who's Got the Pain". En 1957 Fosse coreografió “New Girl in Town” en Broadway, de nuevo dirigida por George Abbott, y Verdon ganó su segundo Tony de actriz principal. En 1960, Fosse fue, por primera vez, director y coreógrafo de un musical de Broadway llamado “Redhead”, con el que Verdon ganó su tercer premio Tony a la mejor actriz en un musical; el espectáculo ganó el Tony al mejor musical y Fosse se llevó el premio a la mejor coreografía. Fosse volvería a asociarse con Verdon como director/coreógrafo en Broadway con “Sweet Charity” y de nuevo con “Chicago” en Broadway, donde ganaría el Tony a la mejor dirección de un musical en 1973 con “Pippin”. En la versión cinematográfica de 1974 de “El Principito”, dirigida por Stanley Donen, Fosse interpretó un memorable número de canción y baile.

Además de su brillante carrera en Broadway, Fosse dirigió cinco largometrajes. El primero, “Sweet Charity” (1969), protagonizado por Shirley MacLaine, es una adaptación del musical de Broadway que había dirigido y coreografiado. Su segunda película, “Cabaret”, en 1972, ganó ocho premios de la Academia, incluido el de mejor director, superando a Francis Ford Coppola por El Padrino. Liza Minnelli como actriz de reparto,y Joel Grey como actor de reparto ganaron el Oscar por sus papeles. Los demás Oscars, fueron por cinematografía, dirección artística, sonido, edición fílmica y mejor música. Fosse dirigió “Lenny” en 1974, una película biográfica del cómico Lenny Bruce protagonizada por Dustin Hoffman. La película fue nominada al Oscar a la mejor película y al mejor director, entre otros premios. Pero justo cuando Fosse recogió su Oscar por Cabaret, su Tony por Pippin y un Emmy por dirigir el concierto televisivo de Liza Minnelli, Liza with a Z, su salud se resintió y se sometió a una operación a corazón abierto. La debilidad de Fosse era las mujeres y su adicción las pastillas. El gran escritor de Broadway, Neil Simon conto que Fosse una vez le dijo bromeando: “en mis primeros 11 días de vida antes que nacieras, yo tuve más chicas que las que tu tuviste el resto de tu vida”. La diferencia de edad de Fosse y Simón era de 11 días.



En 1979, Fosse coescribió y dirigió la película semiautobiográfica “All That Jazz”, que retrataba la vida de un coreógrafo-director mujeriego y drogadicto en medio del triunfo y el fracaso. “All That Jazz” ganó cuatro premios de la Academia y le valió a Fosse su tercera nominación al Oscar al mejor director. También ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 1980. En esta película Fosse jugó con la idea de su propia muerte, e inmortalizó a una de las dos personas que perpetuarían su legado: Ann Reinking. Reinking aparece en la película como la amante, protegida y compañera del protagonista. Ella, al igual que Verdon, se encargarían de mantener viva la coreografía característica de Fosse tras la muerte de éste. Reinking interpretó el papel de Roxie Hart en la exitosa reposición en Broadway del musical “Chicago”, estrenada en 1996. Ella coreografió los bailes "al estilo de Bob Fosse" para esa reposición, que sigue aun en cartelera en Broadway en el Ambassador Theatre. La última película de Fosse fue “Star 80”, de 1983, un polémico biopic sobre la asesinada Playboy Playmate Dorothy Stratten. La película está basada en un artículo sobre el mismo tema que ganó el premio Pulitzer.
Fosse fue un notable bailarin y admirador de Fred Aistaire. Stanley Donen quien dirigió “Singin in the rain” considero que Fosse tenía las condiciones para alcanzar la calidad de Astaire y de Gene Kelly. Fosse también fue un coreógrafo perfeccionista e innovador y tuvo múltiples logros. Para “Damn Yankees”, se inspiró en gran medida en el "padre de la danza jazz teatral", Jack Cole. También se inspiró en Jerome Robbins. “New Girl in Town” sirvió de inspiración a Fosse para dirigir y coreografiar su siguiente obra: Redhead, donde Fosse utilizó una de las primeras secuencias de ballet en un espectáculo que contenía cinco estilos diferentes de danza: el jazz de Fosse, un cancán, una danza gitana, una marcha y un número del tradicional music hall inglés. Inició la tendencia de permitir que la iluminación influyera en su trabajo y dirigiera la atención del público hacia ciertos ángulos. Fosse desarrolló un estilo de baile de jazz inmediatamente reconocible, con una gran sexualidad, estilizada y cínica. Otras características notables de su estilo eran el uso de las rodillas dobladas, los movimientos laterales, los hombros enrollados y las manos de jazz (jazz hands). La secuencia de apertura de su musical “Pippin”, no es más que manos de jazz.

Al comienzo de la producción, el escenario está a oscuras y lo único que se ilumina son las manos de los artistas. Los personajes se van revelando poco a poco a medida que se desarrolla la introducción, pero durante un tiempo todo el escenario no es más que manos de jazz. Su uso característico de los sombreros estaba influenciado por su propia conciencia de sí mismo. Según Martin Gottfried en su biografía de Fosse, "Su calvicie era la razón por la que usaba sombreros, y era sin duda la razón por la que ponía sombreros a sus bailarines". Utilizaba guantes en sus actuaciones porque no le gustaban sus manos. Algunos de sus números más populares son "Steam Heat" (The Pajama Game) y "Big Spender" (Sweet Charity). La escena "Rich Man's Frug" en Sweet Charity es otro ejemplo de su estilo característico. Ganó la cifra sin precedentes de ocho premios Tony a la coreografía, así como uno a la dirección.

En 1973, recibió un Oscar de la Academia por dirigir Cabaret (1972), un premio Tony (Broadway) por dirigir "Pippin" y un premio Emmy (TV) por dirigir Liza con Z (1972). Es el único director que ha ganado los tres principales premios de la industria del entretenimiento en un mismo año. El interés por la obra de Fosse resurgió tras la reposición de sus espectáculos teatrales, la obra de Broadway “Fosse” y el estreno de la película “Chicago” (2002) dirigida por Rob Marshall el cual evita utilizar movimientos específicos del original. La influencia de Fosse se sigue extendiendo y en 2008, el vídeo de Beyonce Knowles para “Single Ladies (Put a Ring on it)” utilizó muchos de los movimientos de baile que fueron coreografiados originalmente por Fosse casi cuarenta años antes, en 1969, para un vídeo musical de "Mexican Breakfast" de la esposa de Fosse, Gwen Verdon. En una entrevista concedida a The Sunday Times, Beyonce dijo: "Vi un vídeo [Mexican Breakfast] en el que se veía a la mujer de Fosse, la actriz y bailarina Gwen Verdon, y dije: 'Esto es una genialidad'. Mantuvimos gran parte de la coreografía de Fosse y añadimos la cosa de abajo a arriba -se llama J-Setting, donde una persona hace algo y la siguiente le sigue. Así que era una mezcla extraña... Es como la coreografía más urbana, mezclada con Fosse: muy moderna y vintage”. Igualmente en una escena de la comedia de cheerleaders “Bring It On” (2000), las muchachas están siendo entrenadas por un coreógrafo llamado Sparky, que intenta que hagan dedos de espíritu. Cuando no le dan la cantidad adecuada de "espíritu", pierde el control y destroza un taburete. Es una escena divertida, y para muchos espectadores de la película, provocó una visión de las manos de jazz, spirit fingers, en la película.

Fosse rompió con las convenciones establecidas para la elección de temás, música y montaje, pero nunca desvió su atención de los objetivos de entretenimiento de sus producciones. Su trabajo pretendía crear una experiencia completa de danza-teatro, que resonara en el público. Como proyectos interdisciplinarios, las obras de dirección y coreografía de Fosse utilizaban el minimalismo, la ironía y el artificio, y el compromiso social. Su musa, amiga y esposa, Gwen Verdon, dijo al NYT, "Nuestra primera relación estuvo construida sobre la admiración y después en la amistad…Eso nunca se destruye. No hay motivos para hacerlo. Es un padre fabuloso. No vivimos juntos. Eso es todo. Sin embargo, es el mejor amigo que tengo". Gwen Verdon se casó con Fosse en 1960, después de haber estrenado algunas de sus comedias musicales más famosas y ganado 4 premios Tony. Sus largas piernas, su histrionismo y su técnica, que iba del ballet, el tap y el modern jazz a la danza contemporánea, la hicieron inmejorable para los grandes papeles que imaginó Fosse. Verdon falleció en octubre del 2000 a los 75 años. En homenaje, la League of American Theaters and Producers hizo apagar a la 20 en punto las luces de las marquesinas de Broadway. Sus más de 45 obras y el respeto de todos sus colegas hicieron de esta artista una de las personas más queridas de Broadway. Aunque se separó de Fosse, nunca se divorciaron: los unía una enorme amistad y admiración mutuas, además de su hija, Nicole, en cuya casa Gwen murió.

Bob Fosse representó una gran influencia por su determinación y creatividad. La creación artística y del entretenimiento fue su pasión y por la cual se esforzó con un gran sentido de la perfección. Bob Fosse también fue creativo, cambió la danza y la hizo suya, creando su propio estilo. Bob Fosse poseía las cualidades de energía, optimismo, motivación y determinación. Ingresó en el Salón de la Fama del Teatro Americano en 1979 y en 2007 fue incluido, a título póstumo, en el Museo Nacional de la Danza. El 23 de septiembre de 1987, cuando se estrenaba la reposición de su obra “Sweet Charity”, caminando al National Theatre de Washington D.C, sufrió un ataque al corazón en los brazos de Gwen Verdon y falleció.







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2022 EnElTapete.com Derechos Reservados