La Política de Pacificación
Historia 01/08/2021 08:00 am         


En marzo de 1961, el Partido Comunista en su tercer congreso aprueba en Venezuela la vía armada como forma de lucha



La lucha armada insurreccional, cumplida en Venezuela desde comienzos de la década de los sesenta del pasado siglo, fue uno de los procesos más violentos e irracionales cumplidos en nuestra historia, y afortunadamente saldado de manera ejemplar desde el punto de vista de la reinserción y regularización de sus principales actores e impulsores en la vida política del país. Bajo el influjo de la triunfante revolución cubana, los partidos comunistas y otras fuerzas de izquierda latinoamericana, trataron de copiar a pie juntillas la experiencia antillana, obviando las peculiaridades que marcaron la experiencia cubana. La vía armada fue adoptada como la forma idónea para la toma del poder.

En Venezuela el PCV que había ganado un inmenso prestigio en la lucha contra la dictadura militar, y la izquierda de Acción Democrática, agrupada en el MIR, escogieron el atajo insurreccional, para tratar de dar al traste con la naciente democracia e implantar bajo la asesoría y el avituallamiento antillano una dictadura de corte fidelista.

En marzo de 1961, el partido comunista en su tercer congreso aprueba la vía armada como forma de lucha, ya desde meses antes se había comenzado a conformar una estructura para militar con destacamentos, escuadras, unidades tácticas de combate, y una comandancia denominada pomposamente Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) que coordinaba todas las acciones violentas que incluyeron: muerte de policías, asaltos a bancos, secuestros de tinte propagandístico, toma de objetivos militares, voladuras de oleoductos, e igualmente penetración y organización de los elementos descontentos al interior de las Fuerzas Armadas regulares, para intentar alzamientos que aceleraran el derrocamiento del gobierno de Rómulo Betancourt.

Ese proceso de violencia generalizada, al cual el Estado respondió con toda la fuerza política y militar a su alcance, pasó por distintas etapas: la de los golpes de Estado fallidos denominados el Guairazo, el Carupanazo y el Porteñazo, la de las acciones urbanas protagonizadas por las UTC, la del fracasado saboteo a las elecciones de diciembre de 1963, y luego la de la conformación de los frentes guerrilleros rurales. Una a una todas las estrategias de aquella errónea línea de acción fueron derrotadas, mediante una iniciativa político militar contundente, que incluyó excesos y terrorismo de Estado con la tortura, muerte y desaparición de prisioneros políticos; para 1965 era evidente que la estrategia insurreccional había sido derrotada por toda la línea, y que sus actores principales comenzaban a trazar la vía para la rectificación y la reinserción en la vida política venezolana.








VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2021 EnElTapete.com Derechos Reservados