El Navegar de Briceño Iragorry
Historia 12/06/2022 08:00 am         


El notable escritor e historiador regresa del exilio en el mes de abril de 1958, tres meses después a la caída de la dictadura de Pérez Jiménez, pero el destino le deparaba la muerte el 6 de junio hace 64 años



Por Douglas Zabala


Sabías que Mario Briceño Iragorry una vez que ha caído la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en enero de 1958 resuelve regresar de su exilio en el mes de abril para dar sus aportes al nuevo proceso democrático que se estaba iniciando en el país. A Caracas llega en el mes de abril, pero el destino le depara la muerte el 6 de junio de ese mismo año.

En su libro póstumo “Ideario Político”, encontramos que a este Andino le tocó asumir dos momentos críticos: El 18 de octubre de 1945 cuando fuera derrocado el gobierno del general Isaías Medina Angarita, por un golpe de Estado y el año 1952 cuando la Junta de Gobierno liderada por Marcos Pérez Jiménez, burló de manera fraudulenta la voz triunfante del pueblo, que votó en las elecciones para la Asamblea Constituyente, hecho que condujo a la tiranía militar y a su penoso exilio.

Cuando la Dictadura de Pérez Jiménez, acorralada por su feroz represión, mantenía las cárceles del país repleta de presos políticos, decide convocar a una Asamblea Constituyente, Mario Briceño Iragarrory, junto al partido URD y Copei, y en contra de la abstención de adecos y comunistas, decide participar en aquellas elecciones que a la postre fueron irrespetada por el régimen dictatorial.

En ese momento manifiesta: "Es preciso buscar que el pueblo tenga palabra en el debate que tanto habrá de juzgar del inmediato pasado de los gobernantes, como habrá de abocarse a dar nuevas líneas a la vida institucional de la República. Es justo pensar, también, que, en la pregonada mayoría victoriosa del gobierno, figuren representantes en quienes tengan mayor eco la voz de la República que el concupiscente interés del momento".

Al desaparecer la Dictadura este fiel representante de nuestra venezolanidad, deja constancia de su irreverencia y su conducta ética intachable cuando advierte: “La lucha me ha recompensado con saciedad: viejo, enfermo, golpeado e irrespetado por mis enemigos, siento, sin embargo, la alegría de comprobar que mi sangre arde y palpita con el tono y el fuego de una voluntad dispuesta a nuevos sacrificios".

"Para Venezuela ha sonado la hora de la victoria de la luz sobre la espesa tiniebla antigua. Muchos, dándose por satisfechos, han surgido sus naves en la rada apacible. Otros que nada o poco hicieron, entran con paso de señores a aprovechar la vendimia. Yo mantengo, en cambio, alzada el ancla y tendidas las velas, para seguir sobre las aguas hasta tanto se disipe toda nube anunciadora de peligros para la suerte del pueblo. Navegar antes que vivir, es la consigna del hombre vigilante".

A Mario Briceño Iragorry el 6 de marzo de 1991 en merecido homenaje, el gobierno de Carlos Andrés Pérez trasladó sus restos al Panteón Nacional.






VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2022 EnElTapete.com Derechos Reservados