“El Día De La Alegría” En Nicaragua
Política 19/07/2020 07:00 am         


El 17 de julio de 1979 (hace 41 años) puso tèrmino al régimen de los Somoza que gobernó durante 42 años. En la etapa final, Carlos Andrès Pèrez; prestò ayuda militar y econòmica a la resistencia



El año 1978 fue decisivo en la lucha contra la dictadura de Anastasio Somoza Debayle en Nicaragua con dos hechos que precipitaron su caída un año después. El 10 de enero fue asesinado Pedro Joaquìn Chamorro, director del diario “La Prensa”, el vocero que aglutinaba las opiniones opositoras, además conocido como luchador incansable y miembro de una de las familias tradicionales del país y cuyo nombre figuraba como una posible carta de recambio en una transiciòn democrática. El 22 de agosto un comando del Frente Sandinista de Liberaciòn Nacional (FSLN) asaltò el Palacio Nacional de Managua y veinticinco combatientes dirigidos por Edèn Pastora (“Comandante Cero”), Dora Marìa Tèllez y HugoTorres sometieron a los legisladores. Somoza, luego de una mediación del Arzobispo Obando y Bravo, se viò obligado a poner en libertad a cincuenta prisioneros, pagar medio millón de dólares y publicar los manifiestos subversivos de la guerrilla.

En verdad, Somoza nunca dejó de prestar atenciòn a la frontera con Costa Rica por cuanto ella no sòlo era escenario de incidentes y reclamos territoriales sino también un paso privilegiado para las insurgencias revolucionarias, despuès que en 1949 el presidente costarricense Josè Figueres disolvió el Ejèrcito. Grupos de opositores desterrados permanecían en San Josè y activaban planes de resistencia y en los salones de juego del hotel Balmoral ya los corresponsales extranjeros apostaban al final de una larga película; mientras que en el exterior mandatarios como Carlos Andrès Pèrez desde Caracas y Omar Torrijos en Panamà solidarios con los luchadores antisomocistas, presionaban en el seno de la OEA por una fòrmula que pusiera tèrmino a una crisis que asumìa ya el carácter de una inevitable y sangrienta guerra civil.

En ese escenario Somoza decidió incursionar militarmente en esa frontera para “internacionalizar” el conflicto que abriera espacio a una negociación y que seguramente conducirìa a una posible “zona neutral” y posponer de esta manera un ya anunciado e inminente levantamiento armado en el centro del país. El 12 de septiembre sus aviones atacaron a un grupo de estudiantes en territorio vecino con saldo de heridos graves en el comienzo de nuevas y cada vez màs fuertes agresiones. El presidente costarricense Rodrigo Carazo explicó despuès: “no podìamos en ninguna forma contestar de manera similar porque no tenìamos los recursos ni tampoco la vocaciòn bèlica”. Sin embargo, la situación tenderìa a complicarse necesariamente.


AYUDA MILITAR

El periodista y diplomático Julio Suñol recuerda que en esos días el presidente Carazo llamò al embajador venezolano Rolando Grooscors y le manifestó “dìgale al presidente Pèrez que necesito me alquile tres aviones de combate con sus respectivas tripulaciones”. El funcionario viajò a Caracas, transmitiò el mensaje de Carazo y Pèrez sin vacilar le respondiò: “dígale al presidente Carazo que están a la orden los aviones; que mañana salen y si requiere de la Marina también se la envÌo” y añadió: “ahora mismo me reùno con el Estado Mayor y dos generales saldrán mañana por una línea comercial para que permanezcan en Costa Rica todo el tiempo que sea necesario”. Al dìa siguiente, tres bombarderos y tres aviones caza aterrizaban en el aeropuerto “Juàn Santamaria” de San Josè y en vuelos comerciales llegaban los generales del Ejèrcito y la Aviación Anìbal Teràn Briceño y Balbino Colmenares con el propósito de observar la situaciòn y mantenerse en contacto con las autoridades venezolanas en caso de ser necesaria una ayuda mayor. En Panamà al mismo tiempo Omar Torrijos declaró sus fuerzas en alerta, solidario con la decisiòn venezolana. Los generales Teràn Briceño y Colmenares se reunieron con el presidente Carazo y el alto gobierno, con el expresidente Josè Figueres y en una oportunidad con el propio “Comandate Cero”, (entonces “heròe popular” tras la reciente toma del Palacio de Managua); para trazar planes de eventuales bombardeos de los cuarteles somocistas. Horas después, a bordo del “Grumman” presidencial llegó el canciller Simòn Alberto Consalvi, quièn suscribirìa con su colega anfitriòn Bernard Niehaus, un Convenio de Asistencia Mutua que llevò tranquilidad a la poblaciòn y funcionò como un eficaz mensaje disuasivo para los planes de guerra.


DOLARES DEL FIV

No obstante, Somoza contaba todavía con otro medio de presión a la mano. Su familia controlaba el comercio y la industria nicaragüense y por las relaciones de intercambio los empresarios costarricenses tenìan una cuantiosa deuda con ellos. Las casas acreedoras pidieron a los deudores la cancelación de los saldos pendientes. Una vez que las deudas se cancelaban, la moneda nacional se cambiaba en el mercado libre en dólares para las remesas. En esa forma se creaba un problema de divisas a corto tiempo en vísperas del mes de diciembre, época que demanda la mayor cantidad de dólares para las importaciones. El presidente Carazo hablò de nuevo con Grooscors y èste le propuso a Pèrez un préstamo por tres meses; ya que en enero ingresarìan dòlares al fisco por la venta de cafè al exterior. El Fondo de Inversiones de Venezuela depositò 50 millones de dòlares en el Banco Central de Costa Rica por 90 dìas, con lo cual se desmontò la nueva maniobra que tenìa también obviamente una finalidad polìtica.


CAYO LA ESTATUA

El año 1979 definirìa de esta manera la suerte de la larga dictadura nicaragüense. El FSLN acentuò la guerra de guerrillas; sectores políticos opositores y empresariales con grupos de la sociedad civil organizaron paros e incluso una histórica huelga de 45 dìas; el gobierno en respuesta azotò a la población campesina con bombardeos y crÌmenes en masa pero ya el somocismo comenzaba a sufrir un inevitable desgaste, al tiempo que la comunidad internacional apostaba a la transiciòn democrática. En ese tiempo también se constituyò el llamado Gobierno de Reconstrucciòn Nacional en el exilo, integrado con amplio sentido unitario y que por cierto se diò a conocer primeramente ante la prensa caraqueña; mientras que el Frente Sur del FSLN “Benjamìn Zeledòn” que operaba en las zonas cercanas a Costa Rica protagonizò y venciò en una batalla final con la toma del famoso Cuartel de Rivas. El 17 de julio cayò la dictadura de la dinastia somocista que despotizò a la nación centroamericana por 42 años. La famosa estatua del fundador de la dictadura Anastasio Somoza Garcìa fuè derribada frente al Estadio Nacional y se proclamò la fecha desde entonces como “El Dia de la Alegrìa” aunque tarde, ya era realidad el sueño de Augusto Cèsar Sandino el mìtico “General de hombres libres”. 








VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2020 EnElTapete.com Derechos Reservados