El Covid-19 y Orson Welles
Identidad 25/09/2020 08:00 am         


El pánico y el miedo desatado por el coronavirus en el mundo entero permite el ejemplo del programa radial “LA GUERRA DE LOS MUNDOS” que en 1938 paralizó a New York.



Por Egildo Luján Nava


El "Coronavirus", el COVID-19 o la Pandemia no es más que una treta vil de creación biológica China para causarle daño a la economía global y al bienestar social de las democracias del mundo Occidental. Y, sin duda, lo ha logrado. Pero los comunistas no contaron con la rápida reacción del desarrollo tecnológico de los países afectados. Estos ya están a punto de producir la vacuna que acabaría con la pandemia. La diabólica treta no consistió solamente en crear y propiciar la paralizante contaminación internacional, sino también difundir y propiciar un pánico colectivo, con la complicidad de muchos medios de comunicación a nivel mundial, incluso, con la anuencia de la Organización Mundial de la Salud de las Naciones Unidas; los mismos que fueron calificados de ineptos y de cómplices por los Estados Unidos de Norteamérica. Estos diagnosticaron una afectación patológica errada para el cuerpo humano y, por consiguiente, un tratamiento y curación equivocada que despistó a los médicos y causó muertes innecesarias, además de abundantes contagiados.

Gracias a Italia, hubo situaciones y panoramas distintos. Este país, oportunamente, corrigió el diagnóstico después de las autopsias y de los análisis correspondientes, desmintiendo lo indicado por China y la Organización Mundial de la Salud. El pánico y las consecuencias causadas por la pandemia y la diabólica campaña de divulgación han sido destructoras. Han logrado una paralización económica del mundo; causado todo tipo de daños; quiebras empresariales y un desempleo brutal que, en definitiva, ha perjudicado penosamente el bienestar y la estabilidad de miles de millones de personas en el mundo, sin ninguna justificación. Como espejo de este triste y lamentable acontecimiento, según la historia, se recuerda lo que sucedió cuando el 29 de Octubre de 1938, en el estado de Nueva York, el famoso e ilustre actor y futuro director de cine Orson Welles difundió por radio una adaptación de la novela titulada " The War of the Worlds" o "La Guerra de los Mundos" de H. G. Wells de 1898. La narración fue y pareció tan real que logró horrorizar y paralizar la ciudad. El cuadro fue completando al día siguiente: el 30 de octubre el prestigioso diario New York Times, con gran encabezado, publicó en primera página "La Guerra de los Mundos". Entonces, se provocó un pánico colectivo, además de suicidios, saqueos y desórdenes de todo tipo. A tales niveles llegó lo que sucedió que las autoridades se vieron obligadas a intervenir, para mitigar el caos y detener la difusión de la novela y de las noticias pertinentes. 

Obviamente, la intención de esta reflexión no es la de minimizar la peligrosidad o daños posibles del “Coronavirus” como pandemia. Pero es menester resaltar que toda persona tiene que asumir su responsabilidad, conciencia y precaución de contagio y las autoridades asumir, rigurosamente, la imposición de normas sanitarias preventivas y anti contagiosas. Sin embargo, más allá de tales disposiciones, pretender paralizar a un país, enclaustrar a su ciudadanía, causar terribles daños económicos, dejar a la gente sin recursos, además de impedirles asistir a sus trabajos, y que los que tienen menos corran el riesgo de morir de mengua o de hambre, es totalmente equivocado. Por otra parte, llegar hasta esos niveles en un país como Venezuela, que hoy se encuentra casi en ruinas, sin duda alguna, no es tan sólo un grave error que puede conducir a la Nación a una gran tragedia nacional, es que también puede convertirse en una condena de muerte para muchos.

Ante la situación que se está viviendo, sin duda alguna, existe una abundancia de cifras estadísticas de los Estados Unidos que, por ser confiables, definitivamente, deberían ser convertidas en la base de un cuadro comparativo de otros padecimientos o enfermedades que causan muchas más muertes anualmente y que, sin embargo, no causan pánico ni paralizaciones colectivas, ni tampoco cercenan el constitucional derecho de libre circulación.

EN CIFRAS REDONDAS, MUERTES ANUALES POR:

1- “Coronavirus” (a nivel mundial 24/7/2020): 630.000 Personas.
MUERTES ANUALES SÓLO EN ESTADOS UNIDOS:
2- Por fallas cardíacas año 2.019 ----------800.000. Personas
3- Por Diabetes año 2.016----------------1.600.000. "
4- Por Obesidad año 2.018---------------2.800.000. "
5- Por Cáncer año 2019-----------------620.000. "
6- Por “Coronavirus”, pronosticó 2.020---200.000. "

Existen otros registros de muertes recientes y contagiosas por causas graves, y a las que también se les debe prestar atención, a efectos comparativos: Dengue, Chikungulla, Ebola, Sida, Cáncer, Paludismo, Sarampión, etc. Todas ellas han causado millones de muertos, pero no han paralizado ni aterrado al mundo. En el caso del “Coronavirus”, la impresión es que el encierro humano y la paralización productiva global pudieran estar causando más muertes y ruina que la propia enfermedad.







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2020 EnElTapete.com Derechos Reservados