Un Nuevo Dorado
Identidad 14/10/2020 08:00 am         


Quiénes estudiamos primaria y bachillerato completo y a consciencia, conocemos la discusión sobre el Mito del Dorado



Por Gloria Cuenca

Hacia allá se dirigieron los intrépidos y ambiciosos españoles que querían “hacer la América”. Encontrar el Dorado y volver como el “Indiano rico de la zarzuela”.

En alguna conversación de nuestra juventud, entre amigos, compañeros del colegio y amigas, nos preguntábamos: ¿existiría realmente el Dorado? ¿Sería verdad que todo era de oro? ¿Brillaría día y noche? Algunos decían creer en ese mito, otros dudábamos y había quien decía tajantemente: “olvídense, ni existió, ni existirá jamás”. La cuestión fue que, los profesores de historia de Venezuela, insistían en narrarnos ese hecho.

Los que si creyeron el mito, fueron sin duda los conquistadores. ¿Tendremos un nuevo tipo de colonizador gracias al oro? Cultores de la llamada “leyenda dorada” lo usaban para justificar y avalar sus argumentos; mientras, los seguidores de la leyenda negra, también lo utilizaban para fundamentar su posición. Cuando era pequeña oía decir, “el oro en Venezuela, es muy barato, por cuanto hay mucho. ¿Y, dónde? En unas minas misteriosas”. Quedarían al sur del país. ¿Cierto? En efecto, en aquella época, nadie dejaba de tener su medallita, con cadenita de oro, para el bautizo o la Primera Comunión. Que nos arrebataron hasta quedar sin ninguna. Esta anécdota sobre la cuestión del oro, demuestra que, efectivamente, había oro al alcance de la gente, corrientemente y sin que resultara muy costoso. Repentinamente, esto desapareció. El oro se puso muy caro y de difícil acceso para la mayoría. Lo que lo hizo más preciado para todos y para quienes habíamos vivido la otra época. En las clases de Geografía de Venezuela, se podía nos demostraba que Venezuela era productor de oro. No lo principal. El petróleo, parecía ser lo más rentable y, lo que se destacaba por encima de cualquier otra producción. 

Todo muy discreto y sin que se pudiera afirmar nada contundente al respecto. Resulta, ahora, que una vez más, también medio clandestino, se dice que, se descubrió una mina gigante de oro en el sur de Venezuela. En razón de esto Venezuela pasaría a ser el 4to. Productor de oro en el mundo. Esta información noticiosa, no suficientemente confirmada, le da la vuelta al mundo. Empiezan a aparecer historias, de avionetas cargadas con oro, desaparecidas, caídas, detenidas, ocultadas y demás historias extrañas que se pueda una imaginar. ¿Cuál es la verdad? Desde Turquía, con alegría, el temible gobernante de allá anuncia que vende gasolina a Venezuela y ésta paga con oro. Burlando las sanciones. Los rumores corren, como corresponde, a la falta de información: oportuna, veraz e imparcial. Sin una verdadera información noticiosa, la especulación surge en todo el espacio mental de quienes estamos, por fuerza, enclaustrados. Empieza, en este momento, una especie de ¿fiebre del oro? ¿Será posible? Si amigos y contradictorios lectores, todo es posible en nuestro desinformado y sometido país. Habrá que estar atentos a estas situaciones para evitar una nueva devastación, en la zona del arco minero, peor de la ya existente. ¡Atención pues!

  • La expresión, “hacer la América”, era muy común en la época del Mito del Dorado. No perdió vigencia durante todo el siglo XIX y buena parte del XX. La decían los que venían a “hacerse ricos en América”. La zarzuela “Los Gavilanes”, plantea abiertamente la historia de un joven pobre, que viene a América, regresa ya maduro, con mucho dinero, se lo llama “el indiano”.
  • La zona sur de Venezuela donde se presume que está esa Mina de Oro, ha sido prácticamente, destruida por mineros de muchos países. El Estado venezolano ha demostrado por la vía del régimen nefasto, que no cumple con ninguna de las normas ambientales de las que el país, fue pionero hace décadas.

RCL









VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2020 EnElTapete.com Derechos Reservados