Sustancialidad transcompleja
Identidad 18/04/2021 08:00 am         


El mundo de las ideas es un espectro extenso, inescrutable y profundo. Es la manera como se encara la vida y de alguna forma, es lo que ayuda a vivir.



Por Waleska Perdomo


Las posturas son las miradas con las que se avizora el mundo. En algunas ocasiones son caleidoscopios que permiten intercambiarse para pensar desde otros puntos de vista. Estas posibilidades de inflexión, son las permiten que la razón, las emociones y lo sensible se adapten a un mundo borroso, incesante e impredecible. Es una suerte de océano de incertidumbre dónde la Diosa fortuna se juega los dados para lograr sobrevivir un día más. Es que a partir del 2020 la realidad tangible tal como lo conocemos, ya no existe. La certeza se ha esfumado, la tecnología media todo lo que puede replicar y reina en el mundo de los objetos. Todo se ha transformado: los centros comerciales por los estados de WhatsApp, las tiendas por vitrinas en instagram, las oficinas por teléfonos móviles, las Universidades ahora residen en un campus virtual. Lo físico se ha replicado en una nueva forma.

Esa es una nueva sustancialidad. Son otros niveles de comprensión de lo que no puede comprenderse. Y es allí el momento de meditar sobre cómo son las cosas y sus significados. Lo reflexiona Aristóteles cuando afirma que lo sustancial como forma corporal, como materia viva y desde la concepción del ser; es algo que existe. Es decir, si vive en la mente: existe. La sustancia es una forma universal e incognoscible, de lo tangible.
Entonces, las ideas resultan un corpus de pensamiento que acerca a los humanos a la divinidad. Es un don de creación desde lo ideático hasta la construcción del objeto físico. Se combina con lo bello, con el arte que es también una forma de comprensión y permite articular espacios reflexivos de nuevos conocimientos.
 
Las ideas sustanciales, contrapuestas y en armonía, pueden transportar a quien lee a otros espacios, lo que podría considerarse como un algo palpable. Se convierten en experiencias, en sentimientos, en emociones que pueden darse en diversos medios para luego llegar al alma. Las ideas son también artefactos, objetos modelados. Es sublime tomar un pensamiento y convertirlo en cualquiera de estas formas. Todo esto es posible a través de la construcción de nuevos senderos de conocimientos que estimulen los sentidos y transformen la realidad. 
La sustancialidad de las ideas, es la forma de ellas mismas y su manera de adaptarse al mundo tangible. Los pensamientos se conducen en el espacio dónde el arte y la ciencia; la certeza y la razón, la fe y la duda; se entrelazan. Todo ello cobra vida dentro los procesos investigativos. Un cuestionamiento invita al uso de la razón, para lograr su materialización definitiva. La posibilidad de concretar la idea, es uno de los objetivos de la investigación. Desde ahí cobra importancia la necesidad de la transcompleja como una forma manejar la sustancia de las ideas, para crear nuevos significados en senderos inexplorados. No es sencillo comprender la naciente hiperrealidad dentro de la complejidad posmoderna para desarrollar soportes de pensamientos que brinden una estructura lo suficientemente flexible como para adaptarse al caos aparente.
Pensar desde la visión transcompleja, es un ejercicio cotidiano. Es un diálogo interno permanente, es un cuestionamiento constante que permite observar fuera y dentro de la caja. Es arte y ciencia; práctica y teoría. Una controversia. Pensar transcomplejamente, es una forma de vida. Al cabo del tiempo, se da como algo natural. Pues para transitar por el sendero de la transcomplejidad: Es necesario pensar con disrupción, de forma no tradicional para salirse de lo común y de lo evidente. Un transcomplejo se mantiene en la emancipación paradigmática, con naturaleza rebelde, y la necesidad urgente de cambiar de perspectiva rápidamente. La convergencia de conocimientos, disciplinas, teorías, paradigmas, métodos implican tener una curiosidad permanente.

El pensamiento transcomplejo es una convulsión que debe abstraerse y a la vez, extenderse. Debe ir de la construcción, hasta la deconstrucción y volver de vuelta. Como toda ideación, inmaterial, va a la dialéctica, a la consulta de muchos, a la pugna, a la admisión de la necesidad de la existencia de una sinergia inmanifestada. Es un viaje dentro del mundo inteligible, que va a lo material; como un todo unificado. Un andamiaje de posturas que aporten una corporeidad teórica es necesario para hacer ciencia. Desde estas reflexiones se conocen los más recientes avances, florecen nuevos planteamientos necesarios para campear en tiempos de cambios espectaculares. El conocimiento emergente, se sorprende dentro de un mundo complejo que despunta ante las posturas asumidas en una realidad cada vez más virtualizada.
 
Ingeniero de Sistemas (UBA). Magister en Gerencia y Coordinadora de Relaciones Institucionales (REDIT)







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2021 EnElTapete.com Derechos Reservados