Visualizo o Veo
Identidad 27/06/2021 08:00 am         


Cada vez es más común, al menos en Caracas, es que la gente confunda los conceptos de visualizar y ver



Por Arlán A. Narváez-Vaz R.


Sé bien que el idioma debe ser dinámico y adaptarse a una comunicación más efectiva, por lo que hay que tratar de mantener la mente abierta y renovarse a las innovaciones, pero una cosa es eso y otra completamente distinta es usar indebidamente el idioma, sobre todo cuando se confunden los significados de las palabras. Hay que decir que una de las herencias más valiosas de nuestro pasado colonial es que, en Hispano América, cerca de 600 millones de personas podamos comunicarnos directamente, sin necesidad de hablar otro idioma, razón suficiente por la cual hay que hacer un esfuerzo por mantener la unidad de la lengua. Hoy quiero hacer referencia al uso muy indebido, pero pareciera que cada vez más común, de 3 casos.


El primero, sin valoración de importancia en el orden, es BIZARRO. No hace mucho, en un foro en la Universidad, uno de los panelistas calificó al régimen de “bizarro”, alegando que pareciera que todo lo hacía al revés y contrario a la solución que requieren los problemas. Al empezar a intervenir, con mucha vergüenza para no ofender por el error de concepto, aclaré que si hay algo que NO es este régimen es “bizarro” sino que, por el contrario dista mucho de serlo, y aproveche para aclarar que en español el significado de ese término es completamente diferente al inglés; en éste idioma significa “raro, extraño, torcido, enrevesado”, mientras que en español significa “Generoso, lucido, espléndido”, o sea todo lo que no es el régimen, tanto que le calza a la perfección su definición como Kakistocracia (gobierno de los más ineptos, con los planes más incapaces). Así podemos concluir que lo que realmente necesita Venezuela, para salir de esta fosa tan terrible en la que nos ha sumido el atajo de incompetentes instalado en Miraflores, es un buen equipo de dirigentes bizarros, capaces de renunciar a sus intereses parciales para unirse a un pacto de gobernabilidad, basado en los elementos comunes de las soluciones propuestas por la unidad de factores que propician un cambio para el rescate de Venezuela: ¡Necesitamos bizarros!


Cada vez es más común, al menos en Caracas, es que la gente confunda los conceptos de visualizar y ver. No son pocos los comercios donde tienen un letrero en la puerta en los siguientes términos: “Se visualizan carteras y bolsos al salir” lo que, en mi caso y con gadejo, usualmente lleva a que le pregunte a quien cuida la puerta, “Para que pueda visualizar mi bolsa ¿prefiere que se la oculte adentro o afuera del local?”, pregunta que nunca entienden, ni siquiera cuando les explico su error… Según la Real Academia “Visualizar” significa: “4. tr. Imaginar con rasgos visibles algo que no se tiene a la vista; 3. tr. Formar en la mente una imagen visual de un concepto abstracto. 2. .tr. Representar mediante imágenes ópticas fenómenos de otro carácter; p. ej., el curso de la fiebre o los cambios de condiciones meteorológicas mediante gráficas, los cambios de corriente eléctrica o las oscilaciones sonoras con el oscilógrafo, etc.” Por lo tanto, resulta que si usted está visualizando algo es porque NO lo está viendo.

Posiblemente no pocos errores en el uso del castellano deriven del afán de las personas de lucir esnob (RAE: “[persona] Que acepta e imita de manera exagerada comportamientos e ideas nuevos que considera distinguidos, elegantes o de moda.”.); no es esta una tendencia nueva, sino que parece natural en las personas. Una de las anécdotas verídicas que narró mi papá en su libro “3/4 de siglo en la vida de un caraqueño”, ubicada en la Caracas provinciana que despertaba a la renta petrolera, da cuenta de unas muchachas que invitan a una tía venida de una ciudad cercana a un local de moda, el Tea-Room Ávila. Cuando el mesonero les tomaba el pedido, las chicas se pronunciaron por los nombres extranjeros que estaban de moda, una pidió un “Screen soda”, otra pidió un “Peach Melba”, la otra un “Banana Split” y cuando preguntaron a la tía, para tratar de quedar igualmente a la moda, pidió con la única palabra en inglés que recordaba, pidió “un Water Cló” (pronunciación en Venezuela del wáter closet o, en castellano, inodoro). Reitero que esta anécdota es cierta, entre otras cosas porque papá las acompañaba.

De los Modelos de la ONU han salido varios usos erróneos de términos del castellano; en estas actividades los participantes deben simular ser embajadores de los países de la ONU, así se visten con traje y corbata y tratan de pronunciar discursos grandilocuentes, en los que suele haber mucha verborrea y poco contenido, a semejanza de nuestros políticos. Uno de los ejemplos del mal uso del lenguaje, muy extendido en esta actividad, es el uso de la expresión “establezca” para decir “tiene el derecho de palabra” o “le corresponde hablar a…”. Según la RAE establecer tiene los siguientes significados: “1. tr. Fundar, instituir. Establecer una monarquía, una fundación.; 2. tr. Ordenar, mandar, decretar.; 3. tr. Dejar demostrado y firme un principio, una teoría, una idea, etc.; 4. prnl. Avecindarse o fijar la residencia en alguna parte; 5. prnl. Abrir por cuenta propia un establecimiento mercantil o industrial.” Ninguno de estos significados sugiere, ni remotamente, que se está autorizando a alguien para hablar pero como suena rimbombante y les antoja más fino que “tiene el derecho de palabra”, siguen usando inadecuadamente “establezca”.

Igualmente es ya común, para castigo de nuestro idioma, el uso de la expresión “aperturar” en lugar de decir, tan fácil y tan elocuente: ¡abrir!, que es lo correcto. La palabra y el concepto de apertura existen y tienen mucho uso en nuestro castellano, pero gramaticalmente se trata de un sustantivo, mientras que aperturar, que sería un verbo inventado a partir del sustantivo, no existe y, ante su uso la RAE, se ha pronunciado en los siguientes términos: “Su uso no está justificado y debe evitarse.”. Por cierto, reiterando, el verbo que debe usarse relacionado con apertura es abrir.
A continuación detallo algunos usos legítimos de apertura, con un correspondiente uso errado de aperturar, por ejemplo:



El mal uso de aperturar está tan extendido que alarma ver u oír a conocidos locutores de radio y TV incurriendo en el error y, con ello, contribuyendo a propagarlo; esto por no hablar de los discursos de los políticos, quienes suelen maltratar el idioma igual que lo hacen con el país. Hace un tiempito fui a un banco y la dependiente, muy amable ella, me pregunta, “¿Viene a aperturar una cuenta?”, y como suelo estar con las gadejo prendidas, le contesté: “No y tampoco vengo a cerrarturar la que tengo”, tras lo que, paciente y lo más educadamente posible, pase a explicarle su error coronando mi corrección con algo que espero lo recuerde como referencia: “Lo correcto es preguntar si viene a abrir una cuenta, preguntar por aperturar una cuenta es un error similar a preguntar por cerrarturarla”. ¡Cosas veredes, Sancho!







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2021 EnElTapete.com Derechos Reservados