El País reclama soluciones
Política 17/12/2020 08:00 am         


Este mes de diciembre en Venezuela se proyecta como el de mayores niveles hiperinflacionarios alcanzados en el mundo



Por Vicente Brito


Las dificultades y desmejoras continuas que vivimos los venezolanos no parecen tener límites, con mucha angustia observamos cómo los responsables de buscar alternativas y soluciones utilizan casi todo su tiempo en confrontaciones, acusaciones, así como responsabilizando a otros de sus errores. Sin que observemos resultados o propuestas que sean viables y realmente se conviertan en alivio a las calamidades que padecemos. Se hace evidente que nuestro liderazgo se encuentra en un tremedal de ambigüedades que les limita la capacidad de afrontar con firmeza y voluntad las distintas dificultades que de manera constante se presentan, donde cada quien luce sumergido en sus propias actuaciones, las cuales consideran correctas y así lo demuestran.

La responsabilidad mayor de estas complejidades les corresponde a los que tienen el control de los poderes públicos y ejercen las responsabilidades de Gobierno. Somos un país de muchos recursos naturales que nos ubican en una posición envidiable frente a los demas países del mundo, lamentablemente la situación de las familias venezolanas es de una calidad de vida de las más bajas del mundo, así lo reflejan los elevados niveles de pobreza sobre todo la extrema, la cual se duplicó en los últimos 16 meses. Tenemos un liderazgo ejerciendo el poder más interesado en obtener logros políticos que en resolver el deterioro económico y social que vive la nación venezolana. Así lo demuestra la caída productiva de las empresas públicas y sus elevadas pérdidas, lo que resulta antagónico al interés nacional, pero se insiste en sostener el Estado empresario; dándole a esta estrategia estatizadora la máxima importancia como un evidente posicionamiento político ideológico sostenida en los conceptos establecidos en el socialismo del siglo XXI.

Lo más preocupante es que no se han escatimado recursos para su sostenimiento. Lo demuestra cómo buena parte de la deuda externa se utilizó para este fin y una parte importante de los aportes del Banco Central van dirigidos a sostener sus enormes y crecientes pérdidas con sus consecuencias inflacionarias. Se anuncia de manera permanente que existen planes para mejorar la situación de las familias, estableciéndose como solución los aportes sociales a través de las misiones, cajas claps, etc. Pero no se demuestra la voluntad de cambio del modelo que nos ha conducido a tan grandes complejidades sociales. Los niveles de desarrollo humano establecidos por las Naciones Unidas, para evaluar los niveles de ingresos familiares y calidad de vida, nos ubican en constante deterioro familiar y de los más bajos del mundo.

Este mes de diciembre se proyecta como el de mayores niveles hiperinflacionarios alcanzados en el mundo, superando a cualquiera de los países sometidos a esta grave situación. Lo cual se demuestra en la cada vez más reducida capacidad de compra y sus efectos en el consumo familiar, con el agravante de que los que ejercen las responsabilidades públicas no logran visualizar soluciones o tomar las necesarias decisiones para al menos detener el continuo deterioro social el cual nos envuelve. El país lo exige y reclama.







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2021 EnElTapete.com Derechos Reservados