Ucrania y el imperativo de los eventos
Política 23/01/2022 08:00 am         


La posibilidad de una invasión a Ucrania por parte de Rusia podría pasar a absorber por tiempo indefinido la atención de Estados Unidos, opacando al escenario chino



Una vez preguntaron al Primer Ministro británico Harold Macmillan qué era lo más difícil de su trabajo. Su repuesta fue contundente: los eventos, los eventos. Con ello se refería a los acontecimientos inesperados que todo lo alteran y que obligan a sustraer la atención de cualquier curso planificado de acción. Estados Unidos ha vivido estas últimas semanas el impacto de aquellos, pudiendo verse obligado a dejar de lado su prioridad estratégica: la contención a China. Desde el primer período Obama, Estados Unidos ha evidenciado, en efecto, una clara consistencia de propósito en su objetivo de frenar el avance de China. Aún careciendo de un mapa de ruta articulado en relación a este objetivo, Obama, Trump y Biden han seguido la misma dirección, hecho extraordinario en una sociedad tan fracturada como aquella. Tan claro parecía este propósito que Biden no dudó en asumir los costos de salida de Afganistán, para concentrarse en lo esencial: China. Sin embargo, el imperativo de los eventos bien podría forzar a Washington a un cambio radical de prioridades. La posibilidad de una invasión a Ucrania por parte de Rusia podría pasar a absorber por tiempo indefinido su atención, opacando al escenario chino.

Los eventos a los que tanto temía Macmillan pueden surgir de dos maneras. En primer lugar como expresión de lo que en la actualidad se conoce como “cisnes negros”. Estos tienen tres características: son fenómenos a contracorriente de las expectativas; acarrean un impacto extremo; y, aunque luego de ocurridos, sus causas parecen obvias, nadie logró anticiparlas. Ejemplo típico sería la Primavera Árabe iniciada en 2010. En segundo lugar, a través de un proceso de gestación progresivo y notorio susceptible de producir consecuencias razonablemente previsibles. Ejemplo característico sería el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Los eventos que confronta Estados Unidos en relación a Rusia caen dentro del segundo tipo y han venido gestandose abiertamente desde la disolución de la URSS y aún antes. Gorbachov dio su aquiescencia a la inserción de una Alemania unificada dentro de la OTAN sobre la base de una promesa del gobierno del primer Bush de que dicha organización no seguiría expandiéndose hacia el Este. Desaparecida la URSS, Clinton no se sintió en la obligación de respetar dicha promesa en relación a Rusia. Más aún, al momento del desplome soviético Rusia solicitó que se transformase a la Organización para la Seguridad y Cooperación Europea en guardiana de la seguridad europea. En su lugar dicha función fue asignada a la OTAN, institución que había nacido con el objetivo de adversar a Moscú. Ello fue seguido por un proceso de expansión sistemática de esa organización hacia el Este.

Rusia se encontró así ante un proceso de compresión continua y en procura de poder salvaguardar un perímetro esencial de protección y defensa. La ausencia de una geografía que naturalmente la proteja ha determinado, en efecto, que históricamente Rusia busque esta salvaguarda por vía de estados tapones y de la profundidad territorial. Mientras lo segundo le viene dado en sus propios espacios interiores, lo primero fue sistemáticamente socavado por la presión de la OTAN. El intento de Estados Unidos y Europa de hacer caer a Ucrania dentro de su esfera de influencia, en 2014, resultó sin embargo un paso demasiado lejos. Ello hubiese colocado en manos hostiles, las grandes planicies por las que han penetrado a Rusia sucesivas invasiones. Más aún, hubiese sustraído de la esfera de Moscú su única base naval contigua de aguas calientes en Crimea. Según Henry Kissinger: “Ucrania fue parte de Rusia durante largo tiempo… Europa y Estados Unidos no entendieron el impacto de sus acciones… Ucrania siempre ha tenido un significado muy especial para Rusia y fue un error no haberlo comprendido” (“Interview with Henry Kissinger”, Spiegel Online, November 13, 2014).

Como reacción a esta situación, Moscú pasó a la ofensiva. No sólo en Ucrania, sino en el marco general de su relación con Occidente, incluyendo allí a cibercampañas desestabilizadoras. En estos últimos meses Rusia ha elevado peligrosamente sus apuestas, congregando más de cien mil soldados en las fronteras con Ucrania y proyectando la amenaza de una invasión. Ello con el objetivo de forzar una negociación bajo la cual emerja una garantía formal de que Ucrania no será integrada a la OTAN, así como otras concesiones. Mientras Washington y la OTAN se niegan a negociar bajo la presión de los tanques rusos y amenazan con sanciones devastadoras en caso de invasión, Moscú da a entender que de producirse éstas estaría dispuesta a desatar los mil demonios. Esto incluiría la posibilidad de posicionar armamento nuclear ruso en Venezuela.

De materializarse la invasión a Ucrania, Moscú pasaría a focalizar la atención de Washington como no ocurría desde los tiempos de la Guerra Fría. Sería, a no dudarlo, el sueño dorado de Pekín.







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2022 EnElTapete.com Derechos Reservados