"Adeco es adeco hasta que.."
Análisis 08/09/2019 05:00 am         


Por Carlos Roque: Razón tenía Rómulo Betancourt cuando en una gigantesca concentración en la Plaza de El Silencio proclamó exaltado: “Adeco es adeco hasta que se muere”



Carlos Roque

Acción Democrática reunió la denominada maquinaria electoral (Maelecad) en un evento realizado el sábado 31 de agosto en el Colegio de Médicos de Maracay. Si bien se trataba de revisar y aceitar la estructura partidista a nivel nacional en función de futuros eventos, incluyendo una probable y pronta consulta electoral, en el fondo se trataba también de un acto de desagravio y de ratificación de compromiso partidista con el secretario general Henry Ramos Allup quien en los últimos días ha sido objeto de una feroz campaña mediática que incluso le imputa responsabilidad junto con familiares en actos de corrupción, lo cual pondría en duda su papel como uno de los principales voceros opositores. Si bien es cierto que el oficio político está sujeto a controversias y señalamientos muchas veces subidos de tono, en este caso se trata de algo más grave: una campaña perfectamente orquestada desde portales en el exterior cuyo objetivo sería descalificar de antemano la posibilidad de su nominación presidencial, una vez despejado el actual escenario de la confrontación gobierno-oposición.

Ramos, a quien se reconoce su calidad oratoria (no por casualidad es considerado uno de los más renombrados parlamentarios, lo cual valió incluso para su designación como presidente de la Asamblea Nacional en el poder de la oposición en 2016), mantiene sin embargo un férreo control de Acción Democrática que a los 78 años de su fundación que se recordarán el próximo 13 de septiembre, sigue siendo una fuerza fundamental en el juego democrático luego de haber sufrido repetidas divisiones y fracturas. No por azar cuatro de sus líderes han ocupado la Presidencia de la República (Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Carlos Andrés Pérez y Jaime Lusinchi) y más recientemente en 2017 en las elecciones para gobernadores cuatro de sus militantes fueron escogidos en la fórmula unitaria de la MUD y elegidos como gobernadores de Táchira, Mérida, Anzoátegui y Nueva Esparta. Ramos insistió en su discurso que “AD sigue viva y organizada para dar la lucha por el cambio en Venezuela” y activada además para enfrentar todos los retos electorales.

GUAIDÓ, UNA SORPRESA

Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional y quien asume funciones de Presidente Interino desde el 23 de enero de este año y quien además atendía otras actividades en la capital aragüeña sorpresivamente hizo su entrada en el evento. Si bien AD comparte las propuestas de la “Operación Libertad”: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, e incluso uno de sus principales dirigentes y vicepresidente de la AN Édgar Zambrano permanece detenido, acusado de participar en operaciones subversivas el 30 de abril a propósito de la liberación del líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, su presencia en un acto interno de la tolda blanca dio pie para diversas interpretaciones.

Como se sabe Guaidó es militante de Voluntad Popular y asumió el control de la AN como parte de un acuerdo entre las organizaciones que conformaron la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) hoy desaparecida y se le considera como el heredero directo de López en la conducción del partido y sería en todo caso un serio competidor frente a una eventual postulación de Ramos quien nunca ha negado su aspiración presidencial. ¿La asistencia de Guaidó a la concentración adeca significaba acaso un distanciamiento de lo que sería su compromiso fundamental con el fundador de VP hoy refugiado en la embajada de España en Caracas? ¿Como han señalado algunos analistas, existe un preacuerdo de la dirigencia adeca para apoyar a Guaidó en una eventual contienda electoral? ¿Acaso Guaidó no está al frente de una estrategia para la cual el tema electoral está referido a que se cumplan las etapas previas del cese a la usurpación y un régimen de transición? 

LA RUTA ELECTORAL

Después de ocho meses de la proclamación de Guaidó, de varias acciones fallidas como la juramentación en enero, el ingreso de la ayuda humanitaria desde Colombia en febrero y el fracaso del brote subversivo de abril, queda en evidencia que la propuesta inicial no ha tenido el éxito que se esperaba y que solo un proceso de negociaciones entre oposición y gobierno (él mismo anuncia que proseguirán los contactos en Barbados) que conduzca a elecciones es el único camino posible. En este sentido, Guaidó ya considerado como candidato “natural” tendría allanado el camino para la opción opositora con la más alta posibilidad de victoria y más aún si se impone en el oficialismo la tesis reeleccionista de Nicolás Maduro.

Si bien inicialmente el esquema del “mantra” imponía a Guaidó la ruta de la resistencia y la impugnación de calle, el hecho cierto es que a lo largo de los últimos meses lo que el presidente de la AN ha emprendido no es otra cosa que una intensa y atractiva campaña electoral. ¿Los recorridos por ciudades y caseríos, los contactos casa por casa, la presencia en eventos de la sociedad civil no definen acaso la práctica de las tradicionales campañas electorales? Ello ha representado para el dirigente de VPN la acumulación de un capital electoral actualizado y de tal naturaleza superior al que podría exigir (más allá de sus méritos y condiciones) cualquier otro líder del mundo opositor. 

Una realidad que seguramente es valorada por Ramos y la dirigencia de Acción Democrática que a lo largo de los últimos procesos electorales, contando en su seno con figuras calificadas para la candidatura ha pospuesto las aspiraciones propias en aras de otros candidatos. En este sentido Acción Democrática reivindica el hecho de ser junto a Copei el partido que pese a la natural disminución de su fortaleza en votos mantiene vínculos tradicionales con sectores populares a nivel nacional. A diferencia de otras organizaciones que cuentan más que con estructuras internas, con el prestigio de sus dirigencias y el uso de los modernos recursos mediáticos y digitales.

Razón tenía Rómulo Betancourt cuando en una gigantesca concentración en la Plaza de El Silencio, después del costoso desprendimiento de sus filas encabezado por Luis Beltrán Prieto Figueroa, proclamó exaltado: “Adeco es adeco hasta que se muere”.







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2019 EnElTapete.com Derechos Reservados