Con “Gabo” en una tarde Habanera
Identidad 12/07/2020 07:00 am         


Días antes de obtener el Premio Nobel de Literatura, Gabriel Garcìa Marquez refrescò recuerdos de la política y sus amigos políticos en la siguiente entrevista publicada el 13 de septiembre de1981.



Gabo, vestido con un mono de pana azul aparece en el lobby del Habana-Riviera. Los huéspedes se cruzan en el salòn, escritores venidos de varios países; turistas españoles; cubanos de infaltable guayabera, y una novia de riguroso traje blanco que junto a sus padres se hace retratar en las escaleras. En el ascensor – vamos hacia la suite 2.OO1-Gabriel Garcìa Màrquez lanza unos jabs en el aire al viejo ascensorista matancero. El negro se muere de la risa.

“Cuba està viviendo un proceso interesante. El gobierno de Ronald Reagan con su política agresiva ha estimulado una solidaridad muy activa con la Revoluciòn. (Gabo sigue hablando mientras abre la nevera y sirve un ”guiscacho”). El encuentro de intelectuales que estamos celebrando ahora constituye una especie de reconciliación de mucha gente con la revoluciòn cubana. Hemos logrado una cosa interesante con esta reunión convocada por la Casa de las Amèricas y es, que por primera vez, se invita a un encuentro de esta naturaleza a los pintores y los músicos. Siempre estas reuniones se limitaban a los escritores, que según ese criterio, serìan los intelectuales.

MARIEL, UN PUGANTE

“Gabo (ahora habla desde un sofà cubierto de plástico estampado), reivindica su larga amistad con la revolución cubana. El estuvo en La Habana el dia que Fidel Castro llegó de la Sierra Maestra al frente de una legiòn de guerrilleros victoriosos, y por lo menos dos veces al año visita la capital cubana para conversar con los líderes del proceso revolucionario”.

Las cosas en Cuba han mejorado mucho en los ùltimos meses. La salida de la gente descontenta por el puerto de Mariel, el año pasado, actuó como un purgante Existe en el país una sensación de alivio en lo social y la situación econòmica està registrando rápidos progresos. Las colas, que dieron tanto motivo a la especulación contrarrevolucionaria y que en verdad siempre son molestas, cada vez son menos problemas. Se han tomado medidas para que los trabajadores aumenten sus niveles de productividad y se conjuren las tendencias al desànimo y el desgano en el trabajo, Por supuesto, este es un proceso difìcil, que tiene que superar muchas dificultades-.

“Gabo se levanta para atender una llamada telefònica de su hijo desde Mèxico. Mercedes su esposa, comenta que Garcìa Màrquez ha sido afectado por la muerte de Omar Torrijos. “Eran muy amigos”. El escritor y el militar construyeron una sòlida amistad a lo largo de los últimos años, y que se hizo màs estrecha aùn en ocasión de la discusiòn de los tratados sobre el Canal de Panamà”.

“Hay cosas que no están del todo claras en la muerte de Torrijos. Existe una sospechosa coincidencia entre su terrible tragedia y la muerte del Presidente de Ecuador Jaime Roldòs y el jefe del Estado Mayor de Perù, general Luis Hoyos Rubio. Cuatro personalidades progresistas, cuya desaparición solo podría favorecer a las tendencias màs tenebrosas de Amèrica. No es fácil creer que tantos desastres sucesivos sean casuales, porque no es tan selectivo el índice de la muerte y hasta las mismas casualidades tienen sus leyes inexorables. Siempre tuve la impresión de que Torrijos corrìa mucho màs riesgos de lo que podrìa permitirse un hombre acechado por tantas amenazas. Torrijos era un hombre providencial e irremplazable en Panamà por las mismas condiciones políticas e històricas de ese país. Su muerte deja un vacìo muy difícil de llenar y ello abre graves interrogantes, no sòlo sobre el futuro panameño sino sobre la región centroamericana, porque su influencia allì era inapreciable. Como dije a la prensa, no fui a la exequias porque nunca he tenido corazòn para enterrar a los amigos. Ahora, justamente, estoy trabajando con un libro que tendrá unas cien páginas, en el cual trato de condensar lo que era Torrijos, desde el punto de vista humano, personal, y no puramente polìtico.

“Gabo atiende una llamada del novelista y expresidente dominicano Juan Bosch para invitarle a una cena con unos amigos. Ahora vuelve al sofà para hablar de Colombia. Recuerda que el 26 de marzo de este año debiò tomar la decisión de asilarse en la embajada de Mèxico en Bogotà, ante el riesgo de que fuera apresado por las fuerzas militares, bajo la acusación de ser enlace del “M-19” con el gobierno de Castro. Algunos críticos vieron en la decisiòn un desplante propagandìstico, un recurso efectista para fortalecer la venta de su ùltima novela “Crònica de una muerte anunciada”.

”La cosa es muy sencilla. Los militares colombianos tienen metido entre ceja y ceja que soy un agente cubano, y ello los lleva a decretar mi persecusiòn. Es un hecho muy propio de lo que està ocurriendo en Colombia, un pais que se encamina a un callejón sin salida. Creo, que lo mejor que puede pasar es que Alfonso Lòpez Michelsen sea electo nuevamente como Presidente de la Repùblica. Su nominación en el seno del Partido Liberal està casi lograda, pero el problema es que pueda ganar las elecciones presidenciales. La abstención tan alta en la nación podría conspirar para su victoria que en mi opinión, es la única carta que queda para evitar un colapso total. No irè a Colombia ni me declaro en campaña a favor de su candidatura pero me parece sensato que la izquierda colombiana que reúne unos cien mil votos, tomara en cuenta con mucha seriedad lo que en estos momentos representa Lòpez”.

“Gabo, desde la terraza que mira al Malecòn repasa sus recuerdos de Caracas. Los dias de reportero a la espera de la caìda de Pèrez Jimènez; las horas atrapado en las colas “endiabladas” de los automóviles, los amigos de siempre en Sabana Grande Mercedes explica que desde hace seis años no viajan a Venezuela y que todo indica que la ausencia se prolongarà por otros años màs.”

HERRERA, CALDERA, CAP

“La situación de Venezuela me preocupa porque quiero mucho a ese país. Nunca pensè que Luis Herrera Campins hiciera un gobierno tan reaccionario en su política internacional. No me explico por que Venezuela tiene que aparecer atada a la política de Reagan en El Salvador. Eso no es propio de los gobiernos venezolanos. Allì siempre ha existido un sedimento popular, libertario, en todos sus gobiernos. Siempre he comparado esas cualidades de los gobiernos venezolanos-incluso de la dictaduras- con el conservatismo de los gobiernos colombianos. Por eso es que lo esta haciendo el gobierno de Herrera me parece insòlito. Pensè y lo dije muchas veces que Herrera iba a realizar un gobierno amplio, muy popular, en armonìa con su personalidad, con su imàgen. Yo conocì a Luis Herrera cuando regresò al paìs a la caída de Pèrez Jimènez. Nos conocimos en la redacción de la revista “Momento” y a primera vista se me parecìa a uno de esos hombres que llegaron con Cipriano Castro a Caracas. Por eso lo que està haciendo en el plano internacional me parece inexplicable. Caldera hizo un gobierno mucho mas prudente y avanzado de lo que se esperaba En cambio el papel que juega mi amigo Carlos Andrès Pèrez en las actuales circunstancias de Amèrica Latina es digno de reconocimiento; su empeño en defender la causa de los países centroamericanos lo ha conducido a posiciones ideológicas muy claras”.
“Gabo ganó en 1972 el Premio Internacional “Ròmulo Gallegos” con su novela “Cien años de soledad”: El valor del reconocimiento lo donò al Movimiento Al Socialismo (MAS) partido con el cual se sintió ideológicamente identificado y solidario. Ahora, “a propòsito de la polìtica venezolana” subraya sus juicios sobre la situación nacional.


MI AMIGO TEODORO

“Sigo siendo militante del MAS y comparto la política de ese partido al cual me siento ligado desde su fundación. Creo que mi amigo Teodoro Petkoff es un buen candidato y seria un excelente representante de la izquierda unida. Hace unos años, Teodoro viajò a Bogotà para convencerme de que emitiera una opiniòn favorable a su candidatura cuando el asunto se debatìa en el seno del partido. Discutimos una noche entera. Cuando lo trasladaba al aeropuerto para regresar a Caracas, le dije que sin quebrantar nuestro afecto, esa no era su oportunidad. En estos momentos pienso lo contrario.”

“Desde la terraza de la suite “2.OO1 se contemplan los barcos que aguardan en la Bahìa. El Vedado luce silencioso. Hace calor. Gabo, el novelista y el activista político “por necesidad” comenta: ”En esta ciudad se puede descansar, es tan distinta a Ciudad de Mèxico y Caracas”-¿No es cierto…?







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2020 EnElTapete.com Derechos Reservados