Bolsonaro y Lula
Análisis 17/03/2021 08:00 am         


La decisión judicial que permitiría la candidatura de Lula da Silva en la escogencia presidencial del próximo año, introduce un nuevo elemento en la política brasileña.



La noticia no deja de ser sorpresiva. El ex presidente de Brasil Luiz Inàcio Lula da Silva salió de prisión el viernes 5 de marzo gracias a una resolución del Supremo Tribunal Federal que de acuerdo a Constitución declaró que “un condenado solo puede ser encarcelado una vez que haya agotado todos los recursos posibles ante la ley”. El líder del Partido de los Trabajadores que retuvo el poder en dos oportunidades entre2003 y 2010 y posteriormente lo cedió a su copartidaria Dilma Rousseff, de 2011-2016 pasó 580 días preso acusado por de delitos de corrupción pasiva, sobornos y tráfico de influencias

En un caso que trasciende las ya frecuentes prisiones de mandatarios latinoamericanos acusados y depuestos por la misma causa y que ha tenido además escandalosas repercusiones en el ámbito continental. Desde entonces el nombre de Odebrecht, una poderosa constructora brasilera se convirtió en símbolo de la corrupción política y también en un eficaz pretexto para acusaciones y juicios contra gobernantes no siempre ajustados a la justicia y la verdad procesal.

Los juicios contra Lula y Dilma erosionaron el nombre y el prestigio del Partido de los Trabajadores fundado en 1980 y definido como socialista democrático y que fortaleció sus bases durante los gobiernos de ambos líderes con una significativa e histórica incorporación de sectores de la pobreza extrema a niveles medios y al juego democrático. En noviembre de 2019 y luego de 580 días en la cárcel Lula salió de la Policía Federal de Curitiba en una liberación que no anulaba la condena ni le devolvía sus derechos políticos mientras continuaba el juicio en su contra. Ya Jair Bolsonaro ejercía la Presidencia de Brasil desde enero del mismo año con una retórica ultraconservadora, directa y dura en una suerte de contracara con anteriores mandatos. Días antes el nuevo gobernante había anunciado el partido Alianza por Brasil luego de su renuncia del Partido Social Liberal.


“EL TRUMP CARIOCA”

Llamado el “Trump carioca” Bolsonaro habría de marcar una gestión con medidas extravagantes y proclamando más que el apoyo de las instancias civiles su compromiso con un sector militar que no ocultaba su añoranza por las dictaduras militares de los años sesenta a falta del apoyo de una sólida fuerza partidista y la comprobada confianza de sectores sociales. Tanto que al momento de ser electo, Lula en la cárcel lo superaba por veinte puntos en las encuestas.

Una parodia de Trump en un país latinoamericano agobiado por la desigualdad social y los quebrantos económicos exigían contar cuando menos de un mínimo de consenso para la gobernabilidad y el apoyo de instituciones y de factores sociales claves para la convivencia institucional. Bolsonaro, en cambio, ha inventado una forma de gobernar en la nación más poderosa del Continente que contraviene las más elementales normas para conducir un país de suyo complejo.


EL COVID-19

El 2020 con la llegada del coronavirus (como ocurrió también en Estados Unidos con Trump) las cosas habrían de cambiar para peor con la subestimación de un virus que más allá de su amenaza para la salud y la vida de la población tendría impredecibles consecuencias y daños sociales y económicos.

Bolsonaro, mientras su país es diezmado por el Covid-19, se burla de una “gripecita” y rechaza el uso del “barbijo”, a pesar de que ha confesado que “no sabe qué hacer” con lo que ocurre en sus propias narices. ¿La sentencia que beneficia a Lula con la posibilidad de que pueda optar la candidatura presidencial el próximo año, teniendo todavía el mayor apoyo electoral de los brasileros según las encuestadoras, no podría ser una “jugada por banda” de los factores de poder, que por encima de diferencias ideológicas apuestan a restablecer la normalidad de la alternancia democrática indispensable para la recuperación y el progreso de Brasil? El Covid-19 también parece que hace milagros.







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2021 EnElTapete.com Derechos Reservados