La Lección de Puntofijo
Historia 25/10/2020 08:00 am         


Las negociaciones entre AD, COPEI y URD, tres partidos de contradictorias y hasta incompatibles posiciones, no fueron fáciles



A pesar de que los cuarenta años trascurridos entre 1958 y 1998 suelen etiquetarse bajo el equívoco calificativo de "puntofijismo", aludiendo al pacto de gobernabilidad firmado en la Quinta Punto Fijo -residencia de Rafael Caldera ubicada en Las Delicias de Sabana Grande- entre Acción Democrática, COPEI y Unión Republicana Democrática (URD) en octubre de 1958, la verdad es que ese entendimiento político forjado tras la caída de la dictadura perezjimenista fue más bien de efímera duración.



Tras el fracaso en los intentos por encontrar un candidato de Unidad Nacional capaz de nuclear a todas las corrientes partidistas, los líderes de los partidos fundamentales optaron por suscribir un acuerdo que, respetando el derecho de cada agrupación política a lanzar su propio candidato, obligaba fuera quien fuese el triunfador a integrar el Ejecutivo con miembros de los tres movimientos políticos que se adhirieron al pacto.

Victorioso Rómulo Betancourt, en los comicios del 7 de diciembre de 1958, en respeto a lo estipulado se integró un gobierno del que participaban AD, COPEI y URD, esa coalición de gobierno se mantuvo desde febrero de 1959 hasta mayo de 1960. Ese año las sanciones aprobadas contra el gobierno comunista de Fidel Castro en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) produjeron la separación de Unión Republicana Democrática -el partido de Jóvito Villalba-, al negarse el canciller y presidente de ese partido, Ignacio Luis Arcaya, a votar favorablemente las medidas adoptadas en el organismo hemisférico contra la naciente dictadura antillana.

Con la salida de URD del gobierno se liquida el pacto de Punto Fijo y se reduce a un acuerdo entre AD y COPEI, que respaldara al presidente Betancourt en las difíciles circunstancias que le tocó vivir acosado por insurrecciones de izquierda y derecha que pretendían frustrar el naciente ensayo democrático. COPEI mantendrá hasta el final del quinquenio 1959-1964 una colaboración incondicional con el jefe de Estado, por lo que el ingenio popular al darle denominación al nuevo entendimiento político, lo asimiló a la guanábana, conocida fruta cuyos colores combinan el verde de COPEI con el blanco de AD.

En las elecciones de 1963, frente a un fraccionamiento de las fuerzas opositoras, resulta vencedor el candidato de AD, Raúl Leoni, quien con solo el 32% de los votos requería un acuerdo que le diera gobernabilidad y le asegurara la mayoría parlamentaria en el congreso. Betancourt aboga por la continuidad del pacto con COPEI, pero el nuevo Presidente difiere de ese criterio por sus posiciones claramente anti-copeyanas, y se propone forjar un nuevo pacto político para lo cual inicia conversaciones con dos líderes históricamente adversarios de su partido: Arturo Uslar Pietri, a quien los adecos habían perseguido, exiliado y confiscado luego del golpe del 18 de octubre de 1945, y Jóvito Villalba, quien luego de ser amigo íntimo de Betancourt en sus mocedades, se había colocado en abierto antagonismo al líder de AD.

Las negociaciones entre tres partidos de contradictorias y hasta incompatibles posiciones no fueron fáciles, por lo que en principio el Presidente de la República tuvo que integrar un gabinete ampliado con figuras independientes. Al fin en agosto los jefes partidistas anuncian el acuerdo que se denominaría de "Ancha base" y que implicaría una reorganización del Ejecutivo para la inclusión de militantes de las toldas políticas en ministerios, gobernaciones e institutos autónomos.

Pronto quedaría en evidencia la imposibilidad de compatibilizar visiones tan disímiles; temas como el petróleo y la Reforma Fiscal dividen a los partidos del acuerdo y a solo quince meses de suscrito el Dr. Arturo Uslar Pietri, anuncia que se retira del gobierno. Reducida, pero sin ser rebautizada la colisión queda confinada a AD y URD, este último partido continuará prestando colaboración al gobierno hasta abril de 1968, cuando su líder Jóvito Villalba anuncia su deslinde señalando que se encontraba en conversaciones con el FDP, partido de Jorge Dager y el vicealmirante Wolfang Larrazábal, y el FND de Arturo Uslar, para constituir un frente electoral con miras a los comicios de fin de año.

En 1968 finalizarán en Venezuela los ensayos de gobiernos de coalición, a partir de allí los sucesivos presidentes contarán con el apoyo de sus solos partidos, aun cuando se construyan "pactos institucionales" para la instalación y funcionamiento de las cámaras legislativas y el nombramiento de los altos funcionarios de la República. De allí que el término "Puntofijismo", en los términos en que ha sido popularizado, sea uno de los mas equívocos y falsos para denominar esa etapa de nuestra historia política.







VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2020 EnElTapete.com Derechos Reservados