“Yo no firme esa Carta”…
Historia 10/01/2021 08:00 am         


El general Eleazar López Contreras, después de dejar el poder en 1941, siguió teniendo un incuestionable peso en la política nacional



La extraordinaria longevidad, permitió al General Eleazar López Contreras, ser testigo, actor o protagonista de múltiples acontecimientos políticos, aun después de haber dejado la Presidencia en abril de 1.941. Conocidas son sus intenciones de volver a ser mandatario nacional en 1.946, lo que en definitiva se vera frustrado por el golpe del 18 de octubre de 1.945, que promueven asociados Rómulo Betancourt y Marcos Pérez Jiménez.

Sometido a prisión el mismo día de la triunfante asonada militar, el general de tres soles es casi de inmediato expulsado del país, y sus bienes arrebatados por una expeditiva sentencia del tribunal de Responsabilidad Administrativa que lo condena como reo de peculado. Durante el trienio 1.945-1.948 el exiliado ex mandatario se dedica a organizar conspiraciones contra el régimen que gobierna en Venezuela. Desde Nueva York, Colombia o el Caribe convirtiéndose en factor de motivación, recaudación de apoyos y fondos para desestabilizar a la Junta de Gobierno que preside Betancourt y más tarde al gobierno de Rómulo Gallegos.

Sus correrías sediciosas, se detienen, cuando los mismos militares que han llevado al poder a Acción Democrática, se decidan a relevarlos del mando, y a transformarse en sus mas implacables perseguidores, entonces el General López Contreras regresa al país y logra su rehabilitación y la devolución de sus bienes, sin embargo sus relaciones con el verdadero jefe del triunvirato militar Marcos Pérez Jiménez nunca fueron cordiales, aunque el entonces aspirante a dictador debía al ex presidente su carrera militar.

A comienzos de los años 30, el tercer hermano del subteniente Juan Pérez Jiménez, y del cadete Marcos Evangelista, el que seria luego abogado Francisco Pérez Jiménez, es detenido en una alcabala fronteriza del Táchira, cargando en su equipaje propaganda calificada por el gobierno como comunista y subversiva, que le había sido suministrada en Cúcuta por el exiliado Manuel Antonio Pulido Méndez. Alertado el dictador Juan Vicente Gómez del incidente ordeno a su Ministro de Guerra y Marina Eleazar López Contreras, excluir de las filas militares a los dos hermanos del detenido. López defendió a sus paisanos como excelentes oficiales, primeros siempre en sus estudios de formación y de irreprochable conducta, pero sus argumentos no lograron revocar la orden categórica del dictador, por lo que el Ministro de Guerra opto por posponer indefinidamente la instrucción salvando así la carrera profesional de los hermanos Pérez Jiménez

A finales de 1.957, las fisuras del régimen dictatorial que se prolonga por nueve largos años, parecen transformarse en grietas: la Iglesia Católica, los partidos políticos, los sindicatos y gremios, la joven oficialidad, el mundo empresarial y hasta los Estados Unidos, comienzan a presionar para una transición democrática. El general López Contreras no oculta sus críticas y desafección frente al dictador y su camarilla, por lo que pronto se convierte en referencia del frente anti-dictadura que se conforma dentro y fuera de Venezuela, y que será capaz de reconciliarlo con su archi-enemigo Rómulo Betancourt, el mismo que lo había expulsado del país y dispuesto de su patrimonio doce años antes.

El plebiscito, la insólita y fraudulenta formula que Pérez Jiménez, pone en escena para tratar de revalidar su mandato en diciembre de 1.957 acelera los acontecimientos; en Caracas comienzan a circular documentos que suscriben mujeres, intelectuales, profesionales y hombres de negocios que solicitan libertad de los presos, elecciones libres y regreso de los exiliados, entre ellos circula una carta atribuida al general López Contreras donde le solicita a Pérez Jiménez dejar el poder

La misiva se difunde profusamente, y el gobierno conciente del respeto y la influencia del general López Contreras, en las Fuerzas Armadas, actúa con comedimiento ordenándole a Pedro Estrada, tenebroso jefe de la Seguridad Nacional que visite al general y le interpele sobre la autoria del documento. Estrada quien había comenzado sus andanzas policiales en tiempos del gobierno del general López, por quien guardaba respeto y consideración visito a su antiguo jefe y le requirió sobre la autenticidad de la epístola a lo cual el general trisoleado imperturbable contesto que el no había firmado esa carta, por lo que el famoso esbirro le solicito que hiciera pública tal declaración, pero su sorpresa fue grande cuando el mismo López Añadió “ yo no puedo hacer eso, porque esa carta expresa exactamente lo que yo pienso de este gobierno “, ante lo cual El jefe de la SN se marcho desconcertado.

Solo unos días después caía Pérez Jiménez, y Rómulo Betancourt, su otrora acerbo adversario, al regresar del exilio reconocería el aporte del general López Contreras en la lucha contra la dictadura, confiriéndole la condición de Senador Vitalicio al sancionarse la Constitución de 1.961.









VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES
© 2021 EnElTapete.com Derechos Reservados